Publicidad

Las siestas reducen un tercio la mortalidad coronaria

La información contenida en Vistamedica está destinado exclusivamente a propósitos educativos, y no pretende ser ni será nunca un sustituto de consejo médico profesional, relativa a tu condición médica específica o pregunta. Siempre busca el consejo de tu médico o proveedor de salud para cualquier pregunta que puedas tener acerca de cualquier condición médica.

Las siestas reducen un tercio la mortalidad coronaria, según un estudio de la Escuela de Salud Pública de Harvard (Estados Unidos) que muestra que esta práctica asociada a los países mediterráneos redujo hasta un 37 por ciento el número de fallecimientos derivados de la enfermedad cardiaca coronaria. Las conclusiones de la investigación se publican en la revista The Archives of Internal Medicine.

El grupo de científicos, dirigidos por los investigadores Androniki Naska y Dimitrios Trichopoulos, estudiaron a 23.681 individuos que vivían en Grecia y que no tenían antecedentes de enfermedad coronaria, ictus o cáncer, al iniciar el estudio y los sometieron a seguimiento durante unos seis años y medio.

Los resultados mostraron que las personas que dormían la siesta de forma regular, al menos tres veces a la semana durante treinta minutos, mostraban un 37 por ciento menos de mortalidad coronaria que los que no tomaban estas siestas. Quienes practicaban esta costumbre mediterránea sólo de vez en cuando tenían una reducción del 12 por ciento. El efecto era particularmente visible en los hombres que trabajaban y más débil en los no activos, principalmente jubilados.

Publicidad

Los autores del trabajo de investigación creen que una siesta por la tarde podría funcionar como un proceso liberador del estrés, ya que existen muchas evidencias de que el estrés posee efectos perniciosos tanto a corto como a largo plazo en la incidencia de la enfermedad coronaria y la mortalidad asociada a ella.

Según los investigadores, las diferencias establecidas entre hombres laboralmente activos y retirados reflejaría los niveles de estrés que ambos grupos deben afrontar en su actividad diaria. 
 Fuente:www.azprensa.com

Deja un comentario

Publicidad