Publicidad

La criopreservación de ovarios permite ser madres a mujeres que hayan sido tratadas de un cáncer

Las mujeres que hayan sido diagnosticadas de cáncer y que deban someterse a quimioterapia o radioterapia no pierden la opción de ser madres en un futuro gracias a la técnica de criopreservación de tejido ovárico, consistente en extraer un óvulo, congelarlo, y cuando la paciente haya superado la enfermedad y por tanto se halle en periodo de remisión completa, reimplantárselo.

Así lo detalla el doctor Josep Maria Gris, ginecólogo de reproducción asistida del Hospital Materno-Infantil Vall d’Hebró y del nuevo Hospital Quirón de Barcelona. Las candidatas a esta técnica son todas aquellas mujeres que vayan a someterse a quimioterapia, un tratamiento que perjudica a las células ováricas, cuyo gran handicap reside en que no tienen capacidad de réplica, de duplicación, por lo que se hace imprescindible su preservación antes de que sean destruidas.