Publicidad

Gripe aviar y alarma social

La información contenida en Vistamedica está destinado exclusivamente a propósitos educativos, y no pretende ser ni será nunca un sustituto de consejo médico profesional, relativa a tu condición médica específica o pregunta. Siempre busca el consejo de tu médico o proveedor de salud para cualquier pregunta que puedas tener acerca de cualquier condición médica.

Los ciudadanos deben saber que la gripe aviar sólo se contagia por vía respiratoria y tras un contacto estrecho y continuado con animales enfermos o con materiales contaminados con un elevado contenido de virus.

Además, hay que recordar que hasta el momento no se ha producido en ninguna parte del mundo un contagio documentado entre humanos. Es decir, el virus puede pasar de un ave a una persona, pero no es capaz de transmitirse entre humanos porque para eso es necesario que mute, y la probabilidad de que lo haga a corto o medio plazo, que es lo que de verdad hay que temer, es bastante reducida.

De hecho, seguimos en la fase 3 de las 6 establecidas por la Organización Mundial de la Salud, la última de las cuales es la que propiamente cabría aplicar a una situación de epidemia. La fase actual (precedida de otras dos centradas exclusivamente en las aves) es aquella en la que las personas se contagian de las aves y existe un determinado riesgo, aún no concretado, de contagio de persona a persona. Y esto no es grave. Empieza a serlo en la quinta fase, esto es, cuando el virus H5N1 se transmite de persona a persona con facilidad dentro de un área limitada, y llega a serlo sin paliativos en la sexta y última de las fases, que es cuando llega la extensión mundial.

La gripe aviar sólo se contagia por vía respiratoria y tras un prolongado contacto con el virus

Publicidad

Prueba de que el contagio entre humanos no resulta sencillo es que en los países del sudeste asiático, que es donde hasta el momento más prevalencia ha tenido la infección, y cuyas condiciones higiénico-sanitarias son por lo general muy inferiores a las ideales, hasta el punto de que hay muchas personas que conviven literalmente con animales, no se ha dado ningún caso.

Es importante saber también que no estamos en modo alguno ante un problema de índole alimentaria. Los controles veterinarios y de la cadena del consumo hacen muy improbable que se puedan comer aves enfermas, y, si así fuera, el virus habría desaparecido previamente al cocinar el alimento. Además, y según lo comentado antes, hay que tener presente que el contagio se produce por vía respiratoria y tras un estrecho y dilatado contacto con el agente patógeno.

Por lo demás, no estará de más tener en cuenta que el fenómeno de la gripe aviar no es de ahora. En realidad, la enfermedad en sí se conoce hace más de 100 años y lo que ahora se está produciendo es una variante del virus que tiene mayor peligrosidad, concretamente la que se denomina H5N1, que responde a las iniciales de dos de sus componentes.

Respecto a la posibilidad de que este virus mute y pueda haber contagio entre personas, hay que reconocer que ciertamente es una posibilidad, aunque en la comunidad científica no hay unanimidad sobre cómo y cuando podría darse esta circunstancia.

La actitud a adoptar frente ello ha de ser, pues, la de exigier que las medidas lógicas de prevención estén preparadas, pero sin caer en alarmismos que, hoy por hoy, insistimos, no están justificados.
Fuente: www.azprensa.com

Deja un comentario

Publicidad