Publicidad

El consumo de mantequilla, se ha relacionado con un riesgo más elevado de diabetes

  El consumo de alimentos con grasas saturadas y de origen animal se asocia a un mayor riesgo de sufrir diabetes tipo 2. Concretamente, el consumo de mantequilla, rica en ácidos grasos saturados y trans, se ha relacionado con un riesgo más elevado de padecer esta enfermedad. En cambio, el … Leer más…

Semillas de altramuz azul previenen la diabetes tipo 2

altramuz

Investigadores de la Estación Experimental del Zaidín (EEZ-CSIC), en colaboración con el Commonwealth Scientific and Industrial Research Organisation (CSIRO) de Australia, la Universidad de Western Australia y la Universidad de Melbourne, han descubierto la manera en que las proteínas β-conglutinas, presentes en el altramuz azul (lupino), interacciona con la insulina humana ayudando a la captación de la glucosa gracias a la modificación de la expresión génica de su ruta de señalización.

Leer más…Semillas de altramuz azul previenen la diabetes tipo 2

La adicción al azúcar

El exceso de azúcar comporta efectos metabólicos indeseables

 “No fumo, no bebo y no consumo drogas, pero cada día siento la necesidad de tomar azúcar”. Aunque hasta ahora este parecía el perfil de una persona sana, para Robert H. Lustig, Laura A. Schmidt y Claire D. Brindis, investigadores de la Universidad de California (EE UU), es el testimonio de un adicto.

Los tres científicos publicaron el pasado mes un artículo en la revista Nature que atacaba el consumo de azúcar y lo relacionaba con el aumento de enfermedades no transmisibles, como la obesidad o la diabetes.

Los autores afirman que los efectos de este aditivo en el cuerpo pueden ser similares a los provocados por ciertas sustancias adictivas como el alcohol y solicitan una regulación, también en los impuestos, que limite sus ventas en los colegios y la edad de compra, como se hace con el tabaco. 

Los frutos secos tienen efecto beneficioso en el síndome metabólico

Un estudio científico describe por primera vez la relación entre el consumo de frutos secos y un alto nivel de metabolitos de serotonina

Un estudio científico describe por primera vez la relación entre el consumo de frutos secos y un alto nivel de metabolitos de serotonina —un neurotransmisor clave en la transmisión del impulso nervioso— en pacientes con síndrome metabólico (MetS). El trabajo, publicado en la revista Journal of Proteome Research, está liderado por investigadores de la Universidad de Barcelona (UB).

Un estudio pionero, cuya primera autora es Sara Tulipani, investigadora de la UB, aplica técnicas metabolómicas para analizar los efectos de la dieta en pacientes con MetS. Esta patología, que según la Organización Mundial de la Salud afecta al 20 % de la población adulta, está relacionada con la inflamación y el estrés oxidativo y aumenta el riesgo de sufrir diabetes de tipo 2 y enfermedades cardiovasculares.

Comer pescado disminuye el riesgo de diabetes

El pescado está incluido en la dieta mediterránea y tiene efectos cardiosaludables

“En los países mediterráneos, el consumo de alimentos característicos de su dieta ha disminuido en las últimas décadas. Esto es realmente preocupante”, explica Mercedes Sotos Prieto, autora principal de un trabajo incluido dentro del estudio Predimed (Prevención con Dieta Mediterránea) e investigadora de la Universidad de Valencia.

El objetivo de este análisis, realizado en la Comunidad Valenciana a 945 personas (340 hombres y 605 mujeres) entre 55 y 80 años y con alto riesgo cardiovascular, fue conocer el patrón de consumo de carne y pescado, sus correlaciones con la adherencia a la dieta mediterránea y su asociación con factores de riesgo cardiovascular.

Los resultados, publicados en la revista Nutrición Hospitalaria, muestran que esta población mediterránea presenta una ingesta elevada de carne roja y de pescado, pero mientras que el consumo de pescado se asocia con una menor prevalencia de diabetes y menor concentración de glucosa, el de carne roja, en particular de embutidos, se relaciona con mayor peso y prevalencia de obesidad.

Frutas y verduras: esenciales para una dieta saludable

Un consumo suficiente de frutas y verduras podría salvar hasta 1,7 millones de vidas cada año.

Las frutas y las verduras son componentes esenciales de una dieta saludable, y un consumo diario suficiente podría contribuir a la prevención de enfermedades importantes, como las cardiovasculares y algunos cánceres. En general, se calcula que cada año podrían salvarse 1,7 millones de vidas si se aumentara lo suficiente el consumo de frutas y verduras.

Un informe de la OMS y la FAO publicado recientemente recomienda como objetivo poblacional la ingesta de un mínimo de 400 g diarios de frutas y verduras (excluidas las patatas y otros tubérculos feculentos) para prevenir enfermedades crónicas como las cardiopatías, el cáncer, la diabetes o la obesidad, así como para prevenir y mitigar varias carencias de micronutrientes, sobre todo en los países menos desarrollados.
La Estrategia mundial OMS sobre régimen alimentario, actividad física y salud hace hincapié en el aumento del consumo de frutas y verduras como una de las recomendaciones a tener en cuenta al elaborar las políticas y directrices dietéticas nacionales tanto para la población como para los individuos.

Aceite de ajo muestra un efecto protector contra la enfermedad cardíaca en la diabetes

El aceite de ajo posee un potencial efecto protector de la cardiomiopatía diabética.

El ajo tiene “importante” potencial para la prevención de la cardiomiopatía, una forma de enfermedad del corazón que es la principal causa de muerte en personas con diabetes, según han concluido los científicos en un nuevo estudio. El informe, que también explica por qué las personas con diabetes tienen un alto riesgo de miocardiopatía diabética, aparece en el diario bisemanal de la ACS: Agricultural and Food Chemistry.

 

El secreto de las propiedades anti-inflamatorias del aceite de pescado

El omega-3 se promociona por sus beneficios anti-inflamatorios y anti-diabéticos

El aceite de pescado se promociona por sus beneficios anti-inflamatorios y anti-diabéticos, pero los científicos no estaban seguros de cómo los ácidos grasos omega-3 del aceite de pescado hacen su efecto. Ahora, según un informe en la revista  Cell del 3 de septiembre, los científicos han detectado cómo los ácidos grasos omega-3 detienen la inflamación y revierten la diabetes en ratones obesos.

Los Omega-3 alivian la inflamación al actuar sobre un receptor (GPR120) encontrado en los tejidos grasos y en las células inflamatorias inmunes llamadas macrófagos, según muestran los estudios en ratones.

Hallan nuevas alteraciones de la diabetes tipo 2 en jóvenes

Una variación genética en las mitocondrias, las fábricas energéticas de las células, impide que los jóvenes obesos con diabetes de tipo 2 respondan al ejercicio físico.

La dieta y el ejercicio aeróbico son muy efectivos para el tratamiento de la diabetes de tipo 2, pero no funciona en personas obesas que han desarrollado la enfermedad de muy jóvenes. Un estudio del Instituto de Investigación Biomédica (IRB Barcelona) y el Trinity College de Dublín demuestra que los jóvenes obesos diabéticos de entre 18 y 25 años tienen proteínas y genes mitocondriales que funcionan de manera anormal y estas anomalías contribuyen a generar resistencia a la insulina y una respuesta muy reducida al ejercicio físico. La revista Diabetes Care, de la Diabetes American Association donde se recogen los estudios clínicos de mayor relevancia, publica los resultados en el número de marzo.

La diabetes de tipo 2 es la forma más común de diabetes en todo el mundo y en Europa supone casi el 90% de todos los casos de diabetes. En España, hoy afecta al 6,5% de la población de entre 30 y 65 años. En la diabetes de tipo 2 los tejidos no responden bien la insulina y el páncreas, órgano que la produce, no puede generar la cantidad anormal que pide el organismo. La función de la insulina es ayudar a los tejidos a asimilar la glucosa que hay en la sangre. Los expertos asocian la aparición de la diabetes de tipo 2 con el exceso de peso, la alimentación y la falta de ejercicio. “Hasta ahora, la mayoría de casos se daban a partir de los 50 años hacia adelante, pero cada vez hay más jóvenes que desarrollan la enfermedad” dice Antonio Zorzano, coautor del trabajo y jefe del programa de Medicina Molecular del IRB Barcelona.

Beber diariamente bebidas azucaradas aumenta el riesgo de diabetes, enfermedades cardiovasculares y los costos sanitarios

Las bebidas azucaradas pueden producir diabetes

Más personas actualmente beben gaseosas o sodas azucaradas, bebidas deportivas y bebidas de frutas al día, y este aumento en el consumo ha provocado más casos de diabetes y enfermedades cardíacas durante la última década, los investigadores informaron en la  50 Conferencia Anual sobre Epidemiología de las enfermedades cardiovasculares y la prevención de la American Heart Association.
Usando el  modelo de directiva de la cardiopatía coronaria (CHD), un bien establecido modelo de simulación por computadora de la edad de la población nacional de 35 años y más, los investigadores estiman que el aumento del consumo de bebidas endulzadas con azúcar entre 1990 y 2000 contribuyó a 130.000 casos nuevos de diabetes, 14.000 nuevos casos de cardiopatía coronaria (CHD), y 50.000 años de vida adicionales agobiados por las enfermedades coronarias en la última década.