Publicidad

Muéstrame cómo caminas y te diré cómo son tus orgasmos

Sexólogos entrenados podían inferir la posibilidad de tener orgasmos de una mujer, viendo su forma de caminar.

Un estudio encontró que sexólogos entrenados podrían inferir la posibilidad de una mujer de tener un orgasmo vaginal mediante la observación de la forma en que camina. El estudio fue publicado en la revista The Journal of Sexual Medicine.
Dirigido por Stuart Brody de la Universidad de West of Scotland, en colaboración con colegas de Bélgica, el estudio participaron 16 estudiantes universitarias belgas. Las participantes completaron un cuestionario sobre su comportamiento sexual y luego fueron grabados en vídeo a la distancia, al caminar en un lugar público. Las cintas de vídeo fueron evaluados por dos profesores de sexología y dos asistentes de investigación formados en el enfoque funcional-sexológico de la sexología, que no eran conscientes de la historia orgásmica de las mujeres.
Los resultados mostraron que los sexólogos entrenados apropiadamente eran capaces de inferir correctamente la capacidad de tener un orgasmo vaginal a través de ver la forma en que las mujeres caminaban más de 80 por ciento de las veces. Análisis posteriores revelaron que la suma de la longitud del paso y la rotación vertebral fue mayor para las mujeres con  orgasmo vaginal.  “Esto podría reflejar el flujo energético libre desde las piernas a través de la pelvis a la columna vertebral”, señalan los autores.
Hay varias explicaciones posibles para los resultados mostrados por este estudio.

Un placebo mejora significativamente la satisfacción sexual femenina

Un placebo mejora significativamente la satisfacción sexual femenina

Muchas mujeres con bajo deseo sexual reportaron mayor satisfacción sexual después de haber tomado un placebo, según una nueva investigación psicológica de la Universidad de Texas en Austin y el Colegio Baylor de Medicina.

El estudio fue realizado por Cindy Meston, profesora de psicología clínica en la Universidad de Texas en Austin, y Andrea Bradford, una egresada de 2009 de la Universidad de Texas en Austin y becaria postdoctoral en el Departamento de Medicina Familiar y Comunitaria en el Colegio Baylor de Medicina. Encontraron que la apertura de una nueva línea de comunicación sobre el sexo puede tener un efecto positivo en muchas mujeres con la libido baja.

Los adolescentes latinos toman mayores riesgos sexuales?

jovenes

Una investigadora de la Universidad de Illinois aconseja precaución cuando se trata de caracterizar los roles de género y el comportamiento sexual entre los adolescentes latinos de esta nación y los adultos jóvenes, dice Marcela Raffaelli1, una profesora de desarrollo comunitario humano y co autora de un capítulo publicado recientemente sobre la sexualidad adolescente latina.

Las encuestas nacionales muestran que los jóvenes latinos como grupo, son menos propensos que sus compañeros no latinos a usar condones y anticonceptivos y tienen más probabilidades de quedar embarazadas y tener un hijo. Pero estas cifras esconden un cuadro mucho más complicado, dijo.

Las respuestas sexuales son diferentes para hombres y mujeres

Las respuestas sexuales son diferentes para hombres y mujeres

Un nuevo estudio dirigido por la profesora de Psicología Meredith Chivers de  Queens University considera que los informes de los hombres de sentirse excitados sexualmente tienden a estar a la altura de sus respuestas fisiológicas, mientras que la mente de las mujeres y las respuestas corporales son menos alineadas.

“Queríamos descubrir de cerca cómo la experiencia subjetiva de la gente de la excitación sexual refleja sus respuestas genitales fisiológicas – y si esta difiere entre hombres y mujeres”, dice la doctora Chivers, una experta en la respuesta sexual humana. Aunque la diferencia de género ha sido reportada en estudios individuales de la excitación sexual, hasta ahora no ha habido ningún análisis sistemático.

No es fácil ser gay

Ser gay no es fácil

Miembros de “minorías sexuales” son aproximadamente el doble de proclives que los heterosexuales a buscar ayuda para problemas de salud mental o de tratamiento de abuso de sustancias. Un modelo de comportamiento de búsqueda de tratamiento, que se describe en la revista de acceso libre BMC Psychiatry1 apoya la idea de que lesbianas, gays y bisexuales, pueden tener necesidades específicas de tratamiento.

Expertos recomiendan una vida sexual activa para combatir los síntomas de la menopausia

La Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM) recomienda, en su nuevo decálogo para la ayudar a las mujeres durante la perimenopausia y la posmenopausia, llevar una vida sexual activa para combatir síntomas de esta etapa de la vida femenina como la sequedad y atrofia vaginal. El documento ofrece diez consejos para abordar esta etapa dirigidos fundamentalmente a los estilos y hábitos de vida.

En primer lugar, aborda la alimentación: “Una dieta adecuada es un objetivo muy importante de cara a mantener un peso normal y evitar el exceso de peso y la obesidad”, advierte el decálogo. Los especialistas de la AEEM sugieren limitar la ingesta de grasa animal, comer varias piezas de fruta al día y consumir una adecuada cantidad de verduras e ingerir 1.000 mg de calcio al día mediante el consumo de productos lácteos, para cuidar la salud del hueso.

El 43% de las mujeres sufre alguna disfunción sexual en los años cercanos a la menopausia

En los años de la denominada perimenopausia –periodo próximo a la menopausia y que comprende entre los 45 y los 55 años-, el 43 por ciento de las mujeres padece algún tipo de disfunción sexual, según ha informado el presidente de la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM), Javier Ferrer, en el marco del XXIX Congreso Español de Ginecología y Obstetricia, que se está celebrando en Granada.

Según el experto, en la citada década, las mujeres realizan cada vez más consultas sobre la disfunción sexual, “de manera que ya no constituye un tema tabú para ellas y constituye un parámetro importante en las escalas que miden su calidad de vida”.

Ferrer explicó que las causas que se pueden encontrar detrás de estos problemas de disfunción sexual son de diversa naturaleza, como un descenso de los niveles hormonales, una menopausia precoz, el consumo de determinados medicamentos, problemas psicológicos como depresión, ansiedad o problemas conyugales, o factores como la obesidad, el alcohol o el tabaco.

Enfermedades contagiosas pueden empañar la sexualidad adolescente

La adolescencia es una etapa crítica plagada de cambios. Es el tiempo de las emociones grabadas a fuego, de los momentos intensos, del paso descarnado de la risa al llanto. Así de vulnerables, chicos y chicas experimentan nuevas sensaciones y viven situaciones complejas. El inicio de la vida sexual es una de ellas. Según estadísticas locales, las adolescentes rosarinas de menos recursos económicos comienzan a tener relaciones alrededor de los 13 años. La primera vez, llega en cambio, para las que cuentan con mayor información y otras posibilidades socioeconómicas, cerca de los 16. Embarazo no buscado y VIH se anotan entre los temores más frecuentes de los jóvenes que empiezan a intimar con el sexo opuesto, sin embargo, desconocen que existe un enorme abanico de enfermedades de transmisión sexual que pueden ser riesgosas para la salud si no se las trata a tiempo, sobre todo para las mujeres, que en muchos casos pueden ver hipotecado su futuro reproductivo. De cada diez nuevas enfermedades infecciosas venéreas, siete son de adolescentes menores de 24 años.

Ni sordos, ni mudos

Las relaciones sexuales alcanzan una mayor plenitud cuando consiguen conjugar una serie de formas de expresión. El ser humano es un ente complejo e incluso sofisticado en muchas cuestiones. Su sexualidad lo sitúa en un plano completamente distinto en el reino animal. John Money − prestigioso sexólogo del hospital John Hopkins− decía que los humanos no somos robot hormonales como los animales. Afirmaba que en las personas son fundamentales el conocimiento y los afectos. Nuestra sexualidad es un buen ejemplo de la complejidad de nuestra especie.