Publicidad

No es fácil ser gay

Ser gay no es fácil

Miembros de “minorías sexuales” son aproximadamente el doble de proclives que los heterosexuales a buscar ayuda para problemas de salud mental o de tratamiento de abuso de sustancias. Un modelo de comportamiento de búsqueda de tratamiento, que se describe en la revista de acceso libre BMC Psychiatry1 apoya la idea de que lesbianas, gays y bisexuales, pueden tener necesidades específicas de tratamiento.

Sexo lésbico ¿Más seguro?

Es importante recordar que el riesgo de las enfermedades de transmisión sexual debe definirse por comportamiento, no por orientación o tendencias sexuales. Aunque en las relaciones sexuales entre mujeres el riesgo de contagio del VIH y otras enfermedades de transmisión sexual es menos común, existe siempre el riesgo de contraer dichas infecciones si participan de comportamientos sexuales sin protección. Las lesbianas, como todas las mujeres, están en riesgo de contraer el papiloma humano, el herpes genital, las ladillas, la gonorrea, VIH y otras infecciones. La vaginitis bacterial (fiebre de heno) es la más común entre lesbianas y usualmente se contagia de un de ida y vuelta en la pareja.