Publicidad

¿Qué ejercicio quema mas calorías?

ejercicio, gimnasia, actividad física, cardio, aeróbica,

 

Tanto la capacidad de resistir un ejercicio físico más o menos prolongado (capacidad cardiovascular) como la fuerza muscular se relacionan con la salud futura. Es decir, una persona con una mejor capacidad cardiovascular o una mayor fuerza muscular tendrá muy posiblemente una mejor salud en años venideros.

En este sentido, los científicos han llevado a cabo un experimento para medir el gasto energético de tres entrenamientos diferentes: una sesión de fuerza con máquinas de pesas; una sesión de fuerza muy similar pero utilizando el llamado peso libre (barras, discos y mancuernas); y una tercera sesión en la que se alternaron ejercicios de fuerza en peso libre, con ejercicio cardiovascular.

Leer más…¿Qué ejercicio quema mas calorías?

Hacer ejercicio ayuda a comer sano

La actividad física parece tener una función facilitadora de conductas alimentarias encaminadas al seguimiento de una dieta sana

Los datos de estudios epidemiológicos sugieren que la tendencia a seguir una dieta sana y a realizar cantidades de ejercicio físico adecuado suelen coexistir en el mismo individuo. Además, el aumento en los niveles de actividad física suele asociarse a una mejoría en paralelo de la calidad de la dieta.

“Conocer la interacción entre la práctica de ejercicio y una dieta sana mejoraría las estrategias preventivas y terapéuticas para la obesidad, al potenciar los esquemas actuales de abordaje y tratamiento”, explica Miguel Alonso Alonso, investigador de la Universidad de Harvard (EE UU) que ha publicado un trabajo de recopilación bibliográfica sobre esta cuestión en la revista ‘Obesity Reviews’.

El ejercicio aporta beneficios como el aumento de la sensibilidad a las señales fisiológicas de saciedad, lo que influye en un mejor control del apetito, pero también modifica las respuestas hedónicas a los estímulos de comida. Por tanto, los beneficios se podrían dividir en aquellos que ocurren a corto plazo –de predominio metabólico–, y los que aparecen a largo plazo –de predominio conductual–.

La bicicleta salva vidas

Los beneficios para la salud del uso de la bicicleta en la ciudad son mucho mayores que los riesgos por la contaminación y los accidentes de tráfico

Investigadores del Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental (CREAL) de Barcelona ​​informan que los beneficios para la salud de la actividad física al desplazarse en bicicleta dentro de la ciudad son mucho mayores que los riesgos por la contaminación del aire y los accidentes de tráfico. De hecho, estos beneficios se han cuantificado y confirman que, gracias al uso habitual del Bicing, el número de muertes anuales disminuye en un 24% (en el caso de la ciudad de Barcelona, 12 muertes) reduciéndose además las emisiones de CO2 en más de 9.000 toneladas durante el mismo período de tiempo.

Los resultados, publicados en la British Medical Journal,  se basan en un estudio de impacto en la salud del Bicing, el sistema de bicicletas públicas de Barcelona, que hoy cuenta con unas 6.000 bicicletas, 420 estaciones y 120.000 abonados. De hecho, estos servicios son cada vez más populares en España y más de 70 ciudades ya cuentan con él .

Caminar ayuda a proteger la memoria

Caminar hace bien al cerebro

Caminar un mínimo de 10 km a la semana protege la masa cerebral y al mismo tiempo ayuda a conservar la memoria en edades avanzadas, según el estudio publicado ayer en la edición online de la revista Neurology.
“La masa cerebral se reduce en las etapas finales de la edad adulta, un hecho que deriva en problemas de memoria. Nuestros resultados deberían fomentar ensayos bien diseñados de ejercicio físico en las personas adultas de avanzada edad como un enfoque prometedor para prevenir la demencia y la enfermedad del Alzheimer”, comenta Kirk I. Erickson, autor del estudio e investigador en la Universidad de Pittsburgh.
Los investigadores registraron los kilómetros que recorrían en una semana 299 personas sin demencia. Después de nueve años, los científicos realizaron escáneres cerebrales de los participantes para medir la masa cerebral. Cuatro años más tarde, se volvieron a realizar pruebas a los participantes para comprobar si habían desarrollado demencia o deterioro cognitivo.

Los hombres sudan, las mujeres brillan intensamente

Hombres y mujeres sudan de manera diferente

Las mujeres tienen que trabajar más duro que los hombres con el fin de empezar a sudar, mientras que los hombres sudan más eficazmente durante el ejercicio, según un nuevo estudio publicado en la revista Experimental Physiology.

El estudio realizado por científicos japoneses en la Universidad Internacional de Osaka y la Universidad de Kobe, buscó las diferencias de respuesta de sudor entre hombres y mujeres a los cambios en la intensidad del ejercicio. Los investigadores pidieron a cuatro grupos de sujetos (hombres entrenados y no entrenados,  mujeres entrenadas y no entrenadas) pedalear de forma continua durante una hora en un clima controlado, con intervalos de intensidad creciente.

Los resultados mostraron que los hombres son más eficientes en la sudoración. Mientras que el ejercicio mejora la sudoración en ambos sexos, el grado de mejoría es mayor en los hombres, con la diferencia de ser aún más pronunciada cuando aumenta el nivel de intensidad del ejercicio. Las mujeres sin entrenamiento tuvieron la peor respuesta de sudor de todos, requiriendo una temperatura corporal superior a los otros grupos (o intensidad de trabajo) para empezar a sudar. En otras palabras, las mujeres necesitan estar más calientes que los hombres antes de comenzar a sudar.

Hallan nuevas alteraciones de la diabetes tipo 2 en jóvenes

Una variación genética en las mitocondrias, las fábricas energéticas de las células, impide que los jóvenes obesos con diabetes de tipo 2 respondan al ejercicio físico.

La dieta y el ejercicio aeróbico son muy efectivos para el tratamiento de la diabetes de tipo 2, pero no funciona en personas obesas que han desarrollado la enfermedad de muy jóvenes. Un estudio del Instituto de Investigación Biomédica (IRB Barcelona) y el Trinity College de Dublín demuestra que los jóvenes obesos diabéticos de entre 18 y 25 años tienen proteínas y genes mitocondriales que funcionan de manera anormal y estas anomalías contribuyen a generar resistencia a la insulina y una respuesta muy reducida al ejercicio físico. La revista Diabetes Care, de la Diabetes American Association donde se recogen los estudios clínicos de mayor relevancia, publica los resultados en el número de marzo.

La diabetes de tipo 2 es la forma más común de diabetes en todo el mundo y en Europa supone casi el 90% de todos los casos de diabetes. En España, hoy afecta al 6,5% de la población de entre 30 y 65 años. En la diabetes de tipo 2 los tejidos no responden bien la insulina y el páncreas, órgano que la produce, no puede generar la cantidad anormal que pide el organismo. La función de la insulina es ayudar a los tejidos a asimilar la glucosa que hay en la sangre. Los expertos asocian la aparición de la diabetes de tipo 2 con el exceso de peso, la alimentación y la falta de ejercicio. “Hasta ahora, la mayoría de casos se daban a partir de los 50 años hacia adelante, pero cada vez hay más jóvenes que desarrollan la enfermedad” dice Antonio Zorzano, coautor del trabajo y jefe del programa de Medicina Molecular del IRB Barcelona.

El fútbol femenino – ponerse en forma mientras te diviertes

El fútbol femenino, mas que rcomendable

Durante un período de dos años, el 30 científicos liderados  por el científico Peter Krustrup Profesor Asociado, de la Universidad de Copenhague, han investigado los aspectos fisiológicos, psicológicos y sociológicos de fútbol en las mujeres en comparación con correr (marcha). Cien mujeres premenopáusicas adultas sin formación deportiva han participado en el estudio.

Las mujeres (65 participaron en el estudio fisiológico) fueron divididas aleatoriamente en tres grupos: un grupo de fútbol, un grupo de marcha y un grupo de control. Las jugadoras de fútbol y las que corrían entrenaron dos veces a la semana durante una hora. Después de cuatro y dieciséis semanas, todas las participantes fueron estudiadas a través de extensas pruebas fisiológicas. Las mismas 65 participantes, más otras 35 mujeres que juegan en clubes de fútbol fueron continuamente observadas y entrevistadas para el estudio de los efectos sociológicos y psicológicos de su formación.

El exceso de ejercicio puede ser adictivo, dice nuevo estudio

El ejercicio puede ser adictivo

Aunque el ejercicio es bueno para la salud, el ejercicio físico extremo puede ser adictivo. Las ratas a las que se les dio una droga que produce la retirada de adictos a la heroína fueron estudiadas después de correr en exceso en ruedas de ejercicio, de acuerdo con las nuevas investigaciones. Las ratas que corrían más duro tenían síntomas de abstinencia más graves.

Los científicos que realizaron el estudio razonan que si el ejercicio excesivo es adictivo, quizá, para sentirse bien, los adictos pueden realizar ejercicio moderado en lugar de usar drogas. Los resultados también arrojan luz sobre el trastorno potencialmente mortal llamado anorexia atlética, en la que el ejercicio para perder kilos se convierte en compulsivo como el consumo de drogas, lo que resulta en una mayor pérdida de peso.

Hacer ejercicio aumenta hasta un 40% las probabilidades de sobrevivir a un accidente cardiovascular

Hacer ejercicio aumenta hasta un 40% las probabilidades de sobrevivir a un accidente cardiovascular

Hacer ejercicio diariamente aumenta entre un 30 y un 40 por ciento las posibilidades de supervivencia ante un primer accidente cardiovascular, mientras que después de haber sufrido un episodio, practicar deporte reduce hasta en un 46 por ciento la tasa de mortalidad, según informó la Fundación Española del Corazón (FEC) con motivo de la XXV Semana del Corazón.

Para que el ejercicio sea efectivo, debe realizarse en sesiones de una hora diaria, durante al menos cinco días a la semana y ser de tipo aeróbico, como por ejemplo marcha, carrera, ciclismo o natación, apuntó el cardiólogo y ex jugador de baloncesto, el doctor José Antonio Corbalán.

Cambios saludables en el ejercicio y la dieta durante 6 años pueden evitar o retrasar la diabetes

Las intervenciones basadas en la dieta y el ejercicio durante más de seis años pueden evitar o retrasar la diabetes hasta 14 años después del periodo de actuación, según un estudio del Hospital de la Concordia China-Japón en Beijing (China) y los Centros para el Control y Prevención de las Enfermedades en Atlanta (Estados Unidos). El trabajo se publica en un número especial sobre la diabetes de la revista The Lancet.

En 1986, los investigadores asignaron a 577 adultos con tolerancia a la glucosa defectuosa de 33 clínicas de China a un grupo control o a uno de tres grupos de intervención sobre el estilo de vida (dieta, ejercicio o dieta más ejercicio). La intervención activa se realizó a lo largo de seis años hasta 1992 y en el año 2006 los participantes del estudio pasaron por exámenes para evaluar el efecto a largo plazo de las intervenciones. Los resultados que se tuvieron en cuenta fueron la incidencia de la diabetes, de la enfermedad y la mortalidad cardiovascular y la mortalidad de todo tipo.