Publicidad

Los hombres sudan, las mujeres brillan intensamente

Hombres y mujeres sudan de manera diferente

Las mujeres tienen que trabajar más duro que los hombres con el fin de empezar a sudar, mientras que los hombres sudan más eficazmente durante el ejercicio, según un nuevo estudio publicado en la revista Experimental Physiology.

El estudio realizado por científicos japoneses en la Universidad Internacional de Osaka y la Universidad de Kobe, buscó las diferencias de respuesta de sudor entre hombres y mujeres a los cambios en la intensidad del ejercicio. Los investigadores pidieron a cuatro grupos de sujetos (hombres entrenados y no entrenados,  mujeres entrenadas y no entrenadas) pedalear de forma continua durante una hora en un clima controlado, con intervalos de intensidad creciente.

Los resultados mostraron que los hombres son más eficientes en la sudoración. Mientras que el ejercicio mejora la sudoración en ambos sexos, el grado de mejoría es mayor en los hombres, con la diferencia de ser aún más pronunciada cuando aumenta el nivel de intensidad del ejercicio. Las mujeres sin entrenamiento tuvieron la peor respuesta de sudor de todos, requiriendo una temperatura corporal superior a los otros grupos (o intensidad de trabajo) para empezar a sudar. En otras palabras, las mujeres necesitan estar más calientes que los hombres antes de comenzar a sudar.

El fútbol femenino – ponerse en forma mientras te diviertes

El fútbol femenino, mas que rcomendable

Durante un período de dos años, el 30 científicos liderados  por el científico Peter Krustrup Profesor Asociado, de la Universidad de Copenhague, han investigado los aspectos fisiológicos, psicológicos y sociológicos de fútbol en las mujeres en comparación con correr (marcha). Cien mujeres premenopáusicas adultas sin formación deportiva han participado en el estudio.

Las mujeres (65 participaron en el estudio fisiológico) fueron divididas aleatoriamente en tres grupos: un grupo de fútbol, un grupo de marcha y un grupo de control. Las jugadoras de fútbol y las que corrían entrenaron dos veces a la semana durante una hora. Después de cuatro y dieciséis semanas, todas las participantes fueron estudiadas a través de extensas pruebas fisiológicas. Las mismas 65 participantes, más otras 35 mujeres que juegan en clubes de fútbol fueron continuamente observadas y entrevistadas para el estudio de los efectos sociológicos y psicológicos de su formación.