Publicidad

Sanidad española impulsa el preservativo femenino

Nuevo condon femenino de nitrilo

“Este preservativo supone un avance hacia la autonomía y la toma de decisiones propias de la mujer sobre su salud sexual y reproductiva”, ha manifestado Carmen Amela, directora general de Salud Pública y Sanidad Exterior, en la presentación de una campaña para la promoción del preservativo femenino.
“Aunque este anticonceptivo puede provocar una sensación inicial de desagrado que inhiba la voluntad de probarlo, es fundamental hacer una llamada a la sociedad para que se lance a usarlo”, ha subrayado Amela.

El condón femenino, “de utilidad para todas las mujeres y sus parejas” según Tomás Hernández, secretario del Plan Nacional sobre el Sida, ayudará a prevenir las ITS, como el VIH, y los embarazos no deseados. Además, dotará a la mujer de más autonomía para el control de su fertilidad y sexualidad.
Entre sus particularidades destacan su fabricación a base de nitrilo (lo que beneficia a las personas alérgicas al látex), su mayor resistencia respecto al preservativo masculino, así como su alta lubricación (lo que puede ser una solución para algunas mujeres).

Preguntas frecuentes sobre el PAP o Papanicolau

El pap debe hacerse al menos anualmente.

El cáncer de cuello de útero o cérvix, es una causa importante de muerte en las mujeres, en latinoamérica y en muchos países en vías de desarrollo está entre la primera o segunda causa de muerte por cáncer en mujeres. En general, el cáncer de cérvix es una enfermedad de mujeres jóvenes, que se sabe, evoluciona en etapas bien conocidas desde lesiones pre-malignas. Es por ello que el PAP, es un estudio de vital importancia ya que puede diagnosticar precozmente e incluso prevenir el cáncer de cérvix.

¿Qué es el PAP?

El PAP es un examen que permite detectar células anormales o lesiones en el cuello del útero.

Los beneficios de la vacunación del VPH, de detección frecuente en mujeres mayores de 41 es probable que sea bajo

Las mujeres mayores se beneficiarían menos de la vacunación.

Los beneficios globales potenciales de las vacunas del virus del papiloma humano (VPH), o exámenes frecuentes de VPH para mujeres mayores de 41 son bajos, concluye un nuevo estudio publicado en línea 15 febrero en el Journal of the National Cancer Institute. El estudio encontró que la tasa de nuevas infecciones prevenibles por la vacunación disminuye con la edad. Además, las nuevas infecciones entre las mujeres de cualquier edad no suelen progresar a neoplasia intraepitelial cervical grado 2 (NIC 2) o NIC 3, los precursores de cáncer cervical.

Este estudio fue realizado porque los investigadores querían estudiar cuándo la edad de la mujer y la duración de las infecciones por VPH cancerígenos influencia la posterior persistencia de la infección y el riesgo de CIN 2 o peor enfermedad.

Ana Cecilia Rodríguez, MD, del Proyecto Epidemiológico Guanacaste, la Fundación INCIENSA, en San José, Costa Rica, y sus colegas examinaron más de 9.000 mujeres en Costa Rica, entre 18 y 97 años. Aquellas con CIN 2 o peor enfermedad al enrolarse fueron tratadas y no siguieron. Entre las demás participantes, aquellas con bajo riesgo de CIN 2 o peor fueron controladas de nuevo en 5-7 años (pasivamente seguido), mientras que los participantes de alto riesgo y los subgrupos de mujeres de bajo riesgo y las mujeres inicialmente no sexualmente activas fueron controladas de nuevo, cada año o cada seis meses (seguimiento activo) durante un máximo de 7 años.

Las vacunas contra el VPH pueden reducir una amplia gama de enfermedades genitales

Las vacunas contra el VPH pueden reducir una amplia gama de enfermedades genitales

La vacunación de  adolescentes y mujeres jóvenes contra el virus del papiloma humano (VPH), puede resultar en una reducción rápida de las verrugas genitales, anomalías de las células del cuello uterino, y procedimientos diagnósticos y terapéuticos, informan los investigadores en un nuevo estudio publicado en línea 5 de febrero en la revista del Nacional Cancer Institute. Algunas de estas anomalías genitales son precursores de cánceres cervicales, vulvares y vaginales.

Este estudio se realizó para determinar si la administración de la vacuna contra el VPH reduce el riesgo de neoplasia intraepitelial cervical (NIC), un precursor del cáncer cervical, lesiones anogenitales externas y vaginales (o lesiones genitales externos) de cualquier grado de gravedad; anomalías en las pruebas de Papanicolaou; y procedimientos tales como la colposcopia y el tratamiento definitivo o la extirpación de las lesiones.

El 56 por ciento de los adultos jóvenes en una nueva relación sexual infectados con el HPV

Primer trabajo en su tipo arroja luz sobre la transmisión del HPV

Un estudio pionero de parejas dirigido por el profesor Eduardo Franco, director de la Unidad de Epidemiología de cáncer de la Universidad McGill, en colaboración con un equipo de colegas de McGill y la Universidad de Montréal Centre Hospitalier de l’Université de Montréal (CHUM), encontró que más de la mitad (el 56 por ciento) de los adultos jóvenes en una nueva relación sexual se infectaron con el virus del papiloma humano (HPV). De esos, casi la mitad (44 por ciento) estaban infectados con un tipo de HPV que causa cáncer.

La circuncisión masculina protege contra la infección de herpes genital y HPV pero no de sífilis

Circumcisión en un mural en Egipto

Los hombres heterosexuales a los cuales se les practicó circuncisión médica pueden disminuir significativamente su riesgo de adquirir dos comunes enfermedades de transmisión sexual; herpes simplex virus tipo 2 (HSV-2), la causa del herpes genital y el virus del papiloma humano (HPV), que puede causar cáncer y verrugas genitales, de acuerdo a un reporte en el ejemplar del 26 de Marzo del New England Journal of Medicine (NEJM). En el estudio, la circuncisión no tuvo efecto en su riesgo de contagiarse de la bacteria causante de la sífilis.

La circuncisión medica supervisada ha probado ser método efectivo en reducir la adquisición del HIV en relaciones heterosexuales.Esta nueva investigación provee evidencia que la circuncisión puede proveer protección contra el herpes genital y el virus del papiloma humano también.

Verrugas genitales

Test de pap anormal

Diagnóstico

•    El diagnóstico de las verrugas genitales se realiza mediante la inspección visual.
•    Un diagnóstico de verrugas genitales puede confirmarse por medio de una biopsia, aunque la biopsia se requiere únicamente en ciertas circunstancias.
•    No se recomienda el uso de las pruebas del VPH para el diagnóstico de rutina o el tratamiento de las verrugas genitales visibles.

Tratamiento

•    De no recibir tratamiento, las verrugas genitales pueden desaparecer por sí solas, no sufrir cambios o aumentar en tamaño y cantidad.
•    No se sabe cuál es el efecto del tratamiento en las transmisiones futuras de una infección por el VPH
•    El objetivo principal al tratar las verrugas genitales visibles es su eliminación, por razones cosméticas.
•    En la mayoría de los pacientes, el tratamiento puede eliminar las verrugas. No obstante, las recurrencias son frecuentes.
•    Algunos pacientes pueden prescindir del tratamiento, ya que las verrugas genitales pueden desaparecer por sí solas.

Forma de transmisión del virus del papiloma humano (VPH)

La principal forma de transmisión es a través del contacto sexual

¿Cómo se transmite la infección genital por el VPH?

El VPH generalmente se transmite mediante el contacto directo de la piel con piel y con más frecuencia durante el contacto genital con penetración (relaciones sexuales vaginales o anales).

Otros tipos de contacto genital en ausencia de penetración (contacto oral-genital, manual-genital y genital-genital) pueden causar una infección por el VPH, pero esas vías de transmisión son mucho menos comunes que la relación sexual con penetración. Las infecciones genitales por el VPH son poco comunes en las mujeres que reportan no haber tenido relaciones sexuales anteriormente y se presentan en menos de un 2% de esta población.

Preguntas y respuestas frecuentes sobre el HPV

¿Qué es el virus del papiloma humano?

El virus del papiloma humano, que infecta preferentemente la piel y las mucosas genitales, es el causante de lesiones benignas, las verrugas o condilomas y de lesiones precancerosas y cánceres, siendo la neoplasia de cérvix la más frecuente. Se trata en realidad de un grupo de más de 100 virus, que se diferencian por la estructura de su ADN. El tipo de ADN del VPH determina sus propiedades genéticas, y es responsable de la distinta patología que ocasionan. Los tipos de VPH que causan lesiones benignas (6, 11 y otros), se conocen como virus de bajo riesgo oncogénico (VPH-BR). Los tipos que causan lesiones premalignas y cánceres (16, 18 y otros), se conocen como virus de alto riesgo oncogénico (VPHAR). La prevalencia de la infección por VPH en España se estima entre el 3 y el 6% de la población, siendo una de las más bajas de Europa.