Publicidad

La pareja puede jugar un papel en la reducción del dolor vulvovaginal

La vestibulodinia provocada da lugar a significativa disfunción sexual

Una investigación publicada en The Journal of Sexual Medicine ha encontrado que las parejas masculinas que expresan un mayor apoyo,  atención y empatía con el dolor vulvovaginal crónico de la mujer, puede provocar más dolor, pero también aumentar la satisfacción sexual en sus parejas femeninas. Las mujeres que participaron en el estudio, realizado por la Universidad de Montreal y Hospital Centro de Investigación de la Universidad de Montreal, sufren de una condición llamada vestibulodinia provocada  (PVD). Una condición que afecta a 12 por ciento de las mujeres premenopáusicas, PVD  puede deteriorar el funcionamiento sexual, así como disminuir el deseo sexual, excitación, la satisfacción sexual, la capacidad orgásmica y la frecuencia de relaciones sexuales.

“Una pareja muy preocupado puede llevar a una mujer a evitar las relaciones sexuales o exacerbar su dolor mediante el aumento de su ansiedad, hiper-vigilancia y pensamientos negativos sobre el dolor, que a su vez pueden aumentar el dolor durante las relaciones sexuales”, dice la autora principal, la Dra. Natalie O. Rosen, fellow post-doctoral en psicologíade la Universidad de Montreal . “Si un hombre evita las relaciones sexuales con una pareja con PVD, entonces, también puede reforzar sus apreciaciones negativas del dolor que pueden conducir a un aumento del dolor durante el coito.”

Las vacunas contra el VPH pueden reducir una amplia gama de enfermedades genitales

Las vacunas contra el VPH pueden reducir una amplia gama de enfermedades genitales

La vacunación de  adolescentes y mujeres jóvenes contra el virus del papiloma humano (VPH), puede resultar en una reducción rápida de las verrugas genitales, anomalías de las células del cuello uterino, y procedimientos diagnósticos y terapéuticos, informan los investigadores en un nuevo estudio publicado en línea 5 de febrero en la revista del Nacional Cancer Institute. Algunas de estas anomalías genitales son precursores de cánceres cervicales, vulvares y vaginales.

Este estudio se realizó para determinar si la administración de la vacuna contra el VPH reduce el riesgo de neoplasia intraepitelial cervical (NIC), un precursor del cáncer cervical, lesiones anogenitales externas y vaginales (o lesiones genitales externos) de cualquier grado de gravedad; anomalías en las pruebas de Papanicolaou; y procedimientos tales como la colposcopia y el tratamiento definitivo o la extirpación de las lesiones.

¿Son útiles las duchas vaginales?

Las duchas vaginales predisponen a infecciones y estan contraindicadas.

La ducha vaginal es el enjuague o limpieza de la vagina arrojando chorros de agua o de otras soluciones como vinagre, bicarbonato de sodio o soluciones para duchas que pueden comprarse en farmacias o tiendas, dentro de la vagina. Se cree que la ducha vaginal es una costumbre practicada desde tiempos antiguos.
Las razones por las cuales las mujeres usan duchas vaginales incluyen: enjuagar la sangre después de un período menstrual; limpiar la vagina después de tener relaciones sexuales para evitar las enfermedades de transmisión sexual (ETS) y eliminar el semen para evitar un embarazo, así como para reducir los olores.

Frecuencia

La ducha vaginal es una práctica común entre las mujeres. En los Estados Unidos – 37% de las mujeres norteamericanas de entre 15 y 44 años practican duchas vaginales con regularidad. De estas mujeres, cerca de la mitad lo hace semanalmente.

¿Pero,… la ducha vaginal es segura?

Los médicos no recomiendan la ducha vaginal para limpiar la vagina. La ducha cambia el delicado equilibrio químico en la vagina (y la flora vaginal), lo que puede causar que la mujer sea más susceptible de contraer infecciones bacterianas. También puede propagar infecciones existentes en la vagina o en el cuello del útero a los órganos de la pelvis (útero, trompas de Falopio y ovarios.)

¿Qué es la Vulvodinia?

La vulvodinia se refiere a la molestia o dolor crónico en la vulva

La vulvodinia se refiere a la molestia o dolor crónico en la vulva, que es el área externa y circundante de la vagina. A esta molestia se le ha llamado como “el dolor de abajo” o también como “el dolor femenino.” Uno de los síntomas más comunes en la sensación de ardor. Muchas mujeres han reportado tener escozor, irritación y dolor punzante.
No se ha hallado una infección o enfermedad de la piel aparente que se relacione con la causa de estos síntomas.
El tratamiento de la vulvodinia puede incluir consejos para el cuidado de la piel de la región vulvar, medicamentos de tipo oral y/o tópico, bioretroalimentación, ejercicios de terapia física, y hasta cirugía en casos específicos. Ningún tratamiento por si solo ha probado ser efectivo en todas la mujeres con vulvodinia. Usualmente, los expertos en el tratamiento de la vulvodinia recomiendan una combinación de tratamientos para cada caso específico con el fin de mejorar la calidad de vida de las personas que sufren de esta condición.

 

Las glándulas de Bartolino y sus patologías

Anatomía de la vulva

Las glándulas de Bartolino (también llamadas glándulas vestibulares mayores) son dos glándulas que se encuentran a la izquierda y derecha de la apertura de la vagina en las mujeres. Secretan moco para proporcionar la lubricación y  humedecer ligeramente la apertura labial de la vagina.
Es posible que las glándulas de Bartolino se irriten o se infecten, provocando dolor. También puede desarrollarse un quiste de Bartolino, causando dolor intenso y repentino y pueden incluso hacer difícil el caminar. Un quiste de Bartolino se forma cuando se bloquea una glándula de Bartolino, desarrollándose un quiste lleno de líquido. Un quiste de Bartolino no es una infección, aunque puede ser causada por una infección, inflamación o bloqueo físico (moco o impedimento) de los conductos de la glándula de Bartolino. Si se infecta, el resultado es un absceso.

Los quistes de Bartolino son más comunes en mujeres de 20-29 años, especialmente en aquellas que nunca han estado embarazadas o han estado embarazadas sólo muy pocas veces.

Cada vez más mujeres se operan para rejuvenecer su vagina

Desde sus comienzos como especialidad médica, la cirugía plástica recorrió de forma inexorable todo el cuerpo de la mujer para enderezar, afinar o comprimir, y restaurar así el aspecto juvenil de rasgos caídos por efectos del paso del tiempo.

Esta suerte de expansión de la cirugía plástica ingresó ahora en territorio considerado sagrado durante mucho tiempo. Hoy, la vagina y sus zonas aledañas —labios mayores, labios menores y capucha clitorídea— son los últimos rincones del cuerpo femenino considerados desgastados por la edad, o necesitados por otros motivos de renovación, embellecimiento o rejuvenecimiento.