Publicidad

La pareja puede jugar un papel en la reducción del dolor vulvovaginal

La vestibulodinia provocada da lugar a significativa disfunción sexual

Una investigación publicada en The Journal of Sexual Medicine ha encontrado que las parejas masculinas que expresan un mayor apoyo,  atención y empatía con el dolor vulvovaginal crónico de la mujer, puede provocar más dolor, pero también aumentar la satisfacción sexual en sus parejas femeninas. Las mujeres que participaron en el estudio, realizado por la Universidad de Montreal y Hospital Centro de Investigación de la Universidad de Montreal, sufren de una condición llamada vestibulodinia provocada  (PVD). Una condición que afecta a 12 por ciento de las mujeres premenopáusicas, PVD  puede deteriorar el funcionamiento sexual, así como disminuir el deseo sexual, excitación, la satisfacción sexual, la capacidad orgásmica y la frecuencia de relaciones sexuales.

“Una pareja muy preocupado puede llevar a una mujer a evitar las relaciones sexuales o exacerbar su dolor mediante el aumento de su ansiedad, hiper-vigilancia y pensamientos negativos sobre el dolor, que a su vez pueden aumentar el dolor durante las relaciones sexuales”, dice la autora principal, la Dra. Natalie O. Rosen, fellow post-doctoral en psicologíade la Universidad de Montreal . “Si un hombre evita las relaciones sexuales con una pareja con PVD, entonces, también puede reforzar sus apreciaciones negativas del dolor que pueden conducir a un aumento del dolor durante el coito.”

¿Qué es la Vulvodinia?

La vulvodinia se refiere a la molestia o dolor crónico en la vulva

La vulvodinia se refiere a la molestia o dolor crónico en la vulva, que es el área externa y circundante de la vagina. A esta molestia se le ha llamado como “el dolor de abajo” o también como “el dolor femenino.” Uno de los síntomas más comunes en la sensación de ardor. Muchas mujeres han reportado tener escozor, irritación y dolor punzante.
No se ha hallado una infección o enfermedad de la piel aparente que se relacione con la causa de estos síntomas.
El tratamiento de la vulvodinia puede incluir consejos para el cuidado de la piel de la región vulvar, medicamentos de tipo oral y/o tópico, bioretroalimentación, ejercicios de terapia física, y hasta cirugía en casos específicos. Ningún tratamiento por si solo ha probado ser efectivo en todas la mujeres con vulvodinia. Usualmente, los expertos en el tratamiento de la vulvodinia recomiendan una combinación de tratamientos para cada caso específico con el fin de mejorar la calidad de vida de las personas que sufren de esta condición.