Publicidad

Estudio examina el efecto de lubricantes sexuales a base de agua o siliconas

El uso de lubricantes se asoció con mayor satisfacción sexual.

Un estudio realizado por investigadores de la salud sexual en la Universidad de Indiana encontró que las mujeres que utilizaron el lubricante durante las relaciones sexuales reportaron niveles significativamente más altos de satisfacción y placer.

El estudio, que incluyó 2.453 mujeres, es el mayor estudio sistemático de este tipo, a pesar de la amplia disponibilidad comercial de lubricantes y los vacíos de conocimiento sobre su papel en aliviar el dolor o contribuir a otros problemas de salud.

“A pesar de la amplia disponibilidad de lubricantes en las tiendas y en Internet, es sorprendente la poca investigación que se ocupa de cuestiones básicas de cómo lubricantes personales que contribuyen a la experiencia sexual”, dijo Debby Herbenick, directora asociado del Centro para la Promoción de la Salud Sexual. “Estos datos muestran claramente que el uso de los lubricantes en nuestro estudio se asoció con tasas más altas de placer y satisfacción sexual y bajas tasas de síntomas genitales.”

¿Son útiles las duchas vaginales?

Las duchas vaginales predisponen a infecciones y estan contraindicadas.

La ducha vaginal es el enjuague o limpieza de la vagina arrojando chorros de agua o de otras soluciones como vinagre, bicarbonato de sodio o soluciones para duchas que pueden comprarse en farmacias o tiendas, dentro de la vagina. Se cree que la ducha vaginal es una costumbre practicada desde tiempos antiguos.
Las razones por las cuales las mujeres usan duchas vaginales incluyen: enjuagar la sangre después de un período menstrual; limpiar la vagina después de tener relaciones sexuales para evitar las enfermedades de transmisión sexual (ETS) y eliminar el semen para evitar un embarazo, así como para reducir los olores.

Frecuencia

La ducha vaginal es una práctica común entre las mujeres. En los Estados Unidos – 37% de las mujeres norteamericanas de entre 15 y 44 años practican duchas vaginales con regularidad. De estas mujeres, cerca de la mitad lo hace semanalmente.

¿Pero,… la ducha vaginal es segura?

Los médicos no recomiendan la ducha vaginal para limpiar la vagina. La ducha cambia el delicado equilibrio químico en la vagina (y la flora vaginal), lo que puede causar que la mujer sea más susceptible de contraer infecciones bacterianas. También puede propagar infecciones existentes en la vagina o en el cuello del útero a los órganos de la pelvis (útero, trompas de Falopio y ovarios.)

¿Qué es la Vulvodinia?

La vulvodinia se refiere a la molestia o dolor crónico en la vulva

La vulvodinia se refiere a la molestia o dolor crónico en la vulva, que es el área externa y circundante de la vagina. A esta molestia se le ha llamado como “el dolor de abajo” o también como “el dolor femenino.” Uno de los síntomas más comunes en la sensación de ardor. Muchas mujeres han reportado tener escozor, irritación y dolor punzante.
No se ha hallado una infección o enfermedad de la piel aparente que se relacione con la causa de estos síntomas.
El tratamiento de la vulvodinia puede incluir consejos para el cuidado de la piel de la región vulvar, medicamentos de tipo oral y/o tópico, bioretroalimentación, ejercicios de terapia física, y hasta cirugía en casos específicos. Ningún tratamiento por si solo ha probado ser efectivo en todas la mujeres con vulvodinia. Usualmente, los expertos en el tratamiento de la vulvodinia recomiendan una combinación de tratamientos para cada caso específico con el fin de mejorar la calidad de vida de las personas que sufren de esta condición.

 

Infección por Clamidias

La clamidia es una enfermedad de transmisión sexual (ETS) frecuente, causada por la bacteria Chlamydia trachomatis, que puede dañar los órganos reproductivos de la mujer. Aunque generalmente la clamidia no presenta síntomas o tiene síntomas leves, hay complicaciones graves que pueden ocurrir “en forma silenciosa” y causar daños irreversibles, como infertilidad, antes de que una mujer se dé cuenta del problema. La clamidia puede también causar secreción del pene en un hombre infectado.

¿Es normal mi flujo vaginal?

El flujo vaginal es la lubricación natural de la vagina, el cual es normal que se modifique de acuerdo a la etapa del ciclo sexual. Es importante que una mujer sepa distinguir los cambios normales, de los que no lo son, para acudir al médico lo antes posible.

El color y la consistencia del flujo cambian de acuerdo con la fase del ciclo menstrual. En generalmente suele ser transparente, aunque un leve tono blancuzco puede ser normal. Es más abundante a mitad del ciclo, durante la ovulación, o en la excitación sexual, y ligeramente más espeso durante la lactancia y el embarazo. El flujo tiene un olor normal característico.

El parto vaginal se asocia en gran medida con los daños musculares ligados al prolapso de útero y vejiga

El parto vaginal se asocia en gran medida con los daños musculares ligados al desprendimiento de útero y vejiga, según muestra un estudio de la Universidad de Michigan (Estados Unidos) que se publica en la revista Obstetrics & Gynecology. Alrededor del 52 por ciento de las mujeres del estudio con prolapso informó además que durante el parto fue necesario el uso del fórceps, cerca de dos veces la cantidad de mujeres del estudio que no tenían el trastorno y en cuyos alumbramientos también se utilizó este instrumento. Según los investigadores, un aumento entre las mujeres que escogen tener a su hijo a través de una cesárea programada en los últimos años se debe en gran parte a la preocupación de que el parto vaginal pueda conducir al desprendimiento de la vejiga y el útero en años posteriores, algo que se ha convertido en objeto de debate en los círculos médicos.