Publicidad

¿Son útiles las duchas vaginales?

Las duchas vaginales predisponen a infecciones y estan contraindicadas.

La ducha vaginal es el enjuague o limpieza de la vagina arrojando chorros de agua o de otras soluciones como vinagre, bicarbonato de sodio o soluciones para duchas que pueden comprarse en farmacias o tiendas, dentro de la vagina. Se cree que la ducha vaginal es una costumbre practicada desde tiempos antiguos.
Las razones por las cuales las mujeres usan duchas vaginales incluyen: enjuagar la sangre después de un período menstrual; limpiar la vagina después de tener relaciones sexuales para evitar las enfermedades de transmisión sexual (ETS) y eliminar el semen para evitar un embarazo, así como para reducir los olores.

Frecuencia

La ducha vaginal es una práctica común entre las mujeres. En los Estados Unidos – 37% de las mujeres norteamericanas de entre 15 y 44 años practican duchas vaginales con regularidad. De estas mujeres, cerca de la mitad lo hace semanalmente.

¿Pero,… la ducha vaginal es segura?

Los médicos no recomiendan la ducha vaginal para limpiar la vagina. La ducha cambia el delicado equilibrio químico en la vagina (y la flora vaginal), lo que puede causar que la mujer sea más susceptible de contraer infecciones bacterianas. También puede propagar infecciones existentes en la vagina o en el cuello del útero a los órganos de la pelvis (útero, trompas de Falopio y ovarios.)

Infección por Clamidias

La clamidia es una enfermedad de transmisión sexual (ETS) frecuente, causada por la bacteria Chlamydia trachomatis, que puede dañar los órganos reproductivos de la mujer. Aunque generalmente la clamidia no presenta síntomas o tiene síntomas leves, hay complicaciones graves que pueden ocurrir “en forma silenciosa” y causar daños irreversibles, como infertilidad, antes de que una mujer se dé cuenta del problema. La clamidia puede también causar secreción del pene en un hombre infectado.

Preguntas Frecuentes Acerca de las Infecciones Vaginales por Hongos

¿Qué es una infección vaginal por hongos?

Las infecciones por hongos son una causa frecuente de irritación de la vagina y la vulva (el área alrededor de la abertura de la vagina). Cerca 75 por ciento de las mujeres tiene al menos una infección vaginal por hongos durante su vida.

Las infecciones vaginales por hongos son causadas por un tipo de hongo llamado Candida. Es normal tener hongos en la vagina. Suele haber un balance entre los hongos y otros organismos, pero a veces este balance se pierde y ocurre un crecimiento excesivo de los hongos. Algunos cambios hormonales pueden afectar la acidez de la vagina y causar el crecimiento de los hongos. Otra causa frecuente de infecciones por hongos es el uso de antibióticos.

Infección por trichomonas

Trichomonas
Infección por trichomonas

La infección por trichomonas (trichomoniasis) es una de las más comunes enfermedades de transmisión sexual (ETS). Esta producido por un parásito (trichomona vaginalis) que se transmite por el contacto sexual. Menos frecuentemente, el parásito puede ser transmitido por objetos de uso intimo, ropa interior, toallas, dedos, etcetera. ya que el parásito puede vivir por más de una hora fuera de su hábitat normal. Frecuentemente la trichomoniasis va acompañada de otras ETS.

La gonorrea

Neisseria gonorrhoeae

¿Qué es la gonorrea?

La gonorrea es una enfermedad de transmisión sexual (ETS), provocada por la Neisseria gonorrhoeae, una bacteria que puede crecer y multiplicarse fácilmente en áreas húmedas y tibias del tracto reproductivo, incluidos el cuello uterino (la abertura de la matriz), el útero y las trompas de Falopio (también llamadas oviductos) en la mujer, y en la uretra (conducto urinario) en la mujer y en el hombre. Esta bacteria también puede crecer en la boca, la garganta, los ojos y el ano.

¿Es normal mi flujo vaginal?

El flujo vaginal es la lubricación natural de la vagina, el cual es normal que se modifique de acuerdo a la etapa del ciclo sexual. Es importante que una mujer sepa distinguir los cambios normales, de los que no lo son, para acudir al médico lo antes posible.

El color y la consistencia del flujo cambian de acuerdo con la fase del ciclo menstrual. En generalmente suele ser transparente, aunque un leve tono blancuzco puede ser normal. Es más abundante a mitad del ciclo, durante la ovulación, o en la excitación sexual, y ligeramente más espeso durante la lactancia y el embarazo. El flujo tiene un olor normal característico.

Expertos destacan el ph vaginal como importante parámetro para los ginecólogos a la hora de determinar el estado de salud de la mujer

Las alteraciones del pH vaginal pueden ser indicativas de diferentes problemas o infecciones vaginales, como por ejemplo la vaginosis o vaginitis. Un pH desviado normalmente viene seguido de molestias vaginales como sequedad, irritación, quemazón, dispareunia, prurito o disuria, según se desprende de un estudio epidemiológico, que bajo el nombre de Epheso, representa, según sus responsables, “el más amplio realizado hasta el momento sobre esta cuestión”.