Publicidad

Caminar ayuda a proteger la memoria

Caminar hace bien al cerebro

Caminar un mínimo de 10 km a la semana protege la masa cerebral y al mismo tiempo ayuda a conservar la memoria en edades avanzadas, según el estudio publicado ayer en la edición online de la revista Neurology.
“La masa cerebral se reduce en las etapas finales de la edad adulta, un hecho que deriva en problemas de memoria. Nuestros resultados deberían fomentar ensayos bien diseñados de ejercicio físico en las personas adultas de avanzada edad como un enfoque prometedor para prevenir la demencia y la enfermedad del Alzheimer”, comenta Kirk I. Erickson, autor del estudio e investigador en la Universidad de Pittsburgh.
Los investigadores registraron los kilómetros que recorrían en una semana 299 personas sin demencia. Después de nueve años, los científicos realizaron escáneres cerebrales de los participantes para medir la masa cerebral. Cuatro años más tarde, se volvieron a realizar pruebas a los participantes para comprobar si habían desarrollado demencia o deterioro cognitivo.

Mala memoria? Usted puede estar en mayor riesgo de accidente cerebrovascular

Mala memoria? Usted puede estar en mayor riesgo de accidente cerebrovascular

Las personas que experimentan pérdida de memoria o una disminución en sus habilidades cognitivas pueden estar en mayor riesgo de accidente cerebrovascular, independientemente de si han sido diagnosticados con demencia, según un nuevo estudio publicado el  2 de febrero  de 2010, en la edición impresa de Neurology, la revista médica de la American Academy of Neurology.

“El accidente cerebrovascular es la principal causa de discapacidad y muerte entre las personas mayores la identificación temprana de personas con alto riesgo de derrame cerebral es muy importante, por las medidas preventivas que se pueden tomar”, dijo el autor del estudio, Bernice Wiberg, MD, con la Universidad de Uppsala en Suecia.

Para el estudio, 930 hombres en Suecia en torno a la edad de 70 años sin antecedentes de accidente cerebrovascular participaron en tres pruebas mentales. La primera prueba, llamada el Trail Making Test A, se estudiaron las medidas de atención y las habilidades motoras visuales. El segundo, el Trail Making Test B, mide la capacidad para ejecutar y modificar un plan. El tercero, el Mini Mental State Examination, es comúnmente usado por los médicos para medir el deterioro cognitivo.