Publicidad
Las embarazadas se deben colocar correctamente el cinturón

Existe un 2,8% más de riesgo de perder el embarazo si no se lleva el cinturón de seguridad en caso de accidente

La información contenida en Vistamedica está destinado exclusivamente a propósitos educativos, y no pretende ser ni será nunca un sustituto de consejo médico profesional, relativa a tu condición médica específica o pregunta. Siempre busca el consejo de tu médico o proveedor de salud para cualquier pregunta que puedas tener acerca de cualquier condición médica.

El Instituto de Investigación en Atención Primaria, IDIAP, está llevando a cabo un estudio sobre la conducción y la salud.
El Dr.Carlos Martín, médico de familia de la Sociedad Catalana de Medicina Familiar y Comunitaria (CAMFIC) e investigador del Instituto de Investigación en Atención Primaria (IDIAP Jordi Gol) señala algunas normas sobre el uso del cinturón de seguridad en el coche que hay que tener presentes: “Las embarazadas se deben colocar correctamente el cinturón, tanto en las plazas delanteras como en las posteriores. Como norma básica los cinturones no deben oprimir el vientre. Se colocó con la banda inferior por debajo del abdomen sobre los muslos y ajustarlo al máximo sobre las caderas ciñendo la pelvis, y la banda frontal o diagonal debe pasar sobre la clavícula y entre las mamas, rodeando el abdomen y nunca por delante de este “.

Igualmente, el Dr. Martín destaca la necesidad de consultar siempre con el ginecólogo en caso de alguna pequeña colisión para descartar cualquier tipo de complicación en la madre o problema en el feto. Del mismo modo hace hincapié en que “la gestante con antecedente de abortos o con síntomas de una posible amenaza de aborto no debe viajar en coche y menos aún conducir”.

Para el autor del estudio, el embarazo como proceso natural no debe limitar las actividades habituales, como, por ejemplo, la conducción, si bien “una embarazada que conduce y tiene un accidente de tráfico no corre nada menos riesgo que una mujer no gestante, pero sí que se pueden producir complicaciones directamente asociadas a su estado. El riesgo más grave para el feto, en estos casos, es la defunción materna que traería como consecuencia, casi segura, la muerte del mismo. En el primer trimestre, el principal peligro de sufrir un siniestro es que éste provoque un aborto espontáneo. En el segundo y el tercer trimestre los problemas más importantes,por orden de frecuencia, son el desprendimiento de la placenta, la hemorragia de la placenta, la rotura o la aceleración del útero y la lesión directa fetal, y las posibilidades que se desencadene el parto en las cuarenta y ocho horas siguientes a el accidente se multiplican por dos “.
Fuente: IDIAP vía SINC

Publicidad

Deja un comentario

Publicidad