Publicidad

Argentina se incorpora a la Red ScienTI

La información contenida en Vistamedica está destinado exclusivamente a propósitos educativos, y no pretende ser ni será nunca un sustituto de consejo médico profesional, relativa a tu condición médica específica o pregunta. Siempre busca el consejo de tu médico o proveedor de salud para cualquier pregunta que puedas tener acerca de cualquier condición médica.

Buenos Aires, (Secyt).– El dia 26 de Agosto se inició la III Reunión de Coordinación Regional de la Red ScienTI, en la que se presentó la versión local de la Red: la ScienTI Argentina, que crea la primera Base de Datos en Ciencia y Tecnología, que se instalará en la SeCyT.
A partir de ahora, la Argentina contará con una Base de Datos Única de libre acceso, con información actualizada y confiable de todo el personal y las actividades de Ciencia y Tecnología. Y a partir de octubre -cuando esté funcionando la Red a pleno- investigadores, instituciones y empresas, podrán acceder a toda la información existente del sector científico y tecnológico (currículum de los investigadores, publicaciones, instituciones, proyectos de investigación, producción bibliográfica, registros de propiedad, etc).
El Presidente de la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica, Dr. Lino Barañao, destacó la importancia de tener una red que involucra a toda América Latina. Además, mencionó la necesidad de que los países aumenten la inversión en Ciencia y Tecnología, pero sobre todo en los investigadores. “En este punto es crucial el reconocimiento”, expresó.

Actualmente la red está integrada por Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Panamá, Paraguay, Perú, Portugal, Uruguay y Venezuela. Además del lanzamiento, la reunión marcó el encuentro de organizaciones nacionales e internacionales que están construyendo la red en conjunto. El mismo, también incentivará las relaciones de cooperación entre países e instituciones y consolidará la diseminación de la propuesta para la comunidad científica.

Los participantes reconocieron que el éxito de la propuesta consiste en el grado de difusión que tenga entre los investigadores de los distintos sistemas nacionales. En este sentido, se espera que el lanzamiento de la Red genere un “efecto derrame”: en la medida que se vaya difundiendo la idea de que la Red es una fuente de oportunidades, el tamaño de la base aumentará. Así, será un incentivo poderoso que los investigadores vean plasmado su conocimiento en proyectos innovativos por parte de las empresas o que aumenten las posibilidades de ver sus publicaciones en revistas de renombre.

Publicidad

Por su parte, Abel Packer, el director del Centro Latinoamericano y del Caribe de Información en Ciencias de la Salud (BIREME/OPAS/OMS) -que actúa como Secretaría Ejecutiva de la ScienTI- subrayó la importancia de tener un acceso libre a la base de datos de investigadores que incrementará exponencialmente las oportunidades de los investigadores y las empresas.

Uno de las polémicas que hay entre los que diseñan e implementan la política de Ciencia y Tecnología ronda el dilema entre sistema de investigación (producción de conocimiento) vs. sistema de innovación (empresas que aplican el conocimiento). Con la implementación de la Red, “se espera que ambos sistemas se alimenten mutuamente, generando una dinámica positiva que redunde en mayores oportunidades para los investigadores, que podrán dar publicidad a sus investigaciones y patentes de invención”, dice Roberto Pacheco, Coordinador del Grupo Stela, de la Universidad Federal de Santa Catarina (UFSC).

Esto será posible porque la Base de Datos será de libre acceso tanto para las instituciones de ciencia y tecnología como para las empresas y otros investigadores. De esta forma, se podrán realizar búsquedas temáticas, y, por ejemplo, una empresa que esté buscando hacer una determinada innovación en cuanto de un nuevo software, podrá contactarse con los investigadores que estén en la temática.

Otra de las oportunidades que podrán generarse para los investigadores, es la formación de fluidas redes de investigación. Esto permitirá dar importantes pasos para promover la integración al interior de los sistemas nacionales de ciencia y tecnología, pero también entre los diferentes sistemas, dando lugar así a una suerte de sistema iberoamericano de ciencia y tecnología. “Por ejemplo, un país que tenga un déficit en el desarrollo de determinada área de la ciencia podrá establecer redes de cooperación con otros científicos de la región”, afirma Pacheco.

Sin embargo, en la Argentina tenemos una experiencia negativa en cuanto a la “movilidad de científicos” ya que muchos se han ido del país en un proceso de drenaje de cerebros.

Al respecto, Pacheco argumentó que el problema del drenaje de cerebros va más allá del establecimiento de la Red. “Si alguien quiere robarnos nuestros investigadores no tiene más que buscar en Google, ya que la mayoría de los currículum están publicados en la web. No es la Red la que va a promover o impedir el drenaje. Por el contrario, el establecimiento de la Red, tranparentará el sistema y lo permitirá contar con información confiable para planificar una política de ciencia y tecnología que brinde los incentivos para que los investigadores se queden”, afirmó.

La Red ScienTI comenzó como un proyecto para el establecimiento de una base de datos exclusivamente en el área de salud. Sólo luego se vislumbró la oportunidad que significaría para la ciencia en su conjunto ampliarla a todas las áreas del conocimiento. Actualmente, diez países son los que forman parte de la Red, que en pocos años será el espacio más importante para el intercambio de información sobre gestión de ciencia y tecnología entre países de Latinoamérica, Caribe, Portugal y España.

Brasil ha ejercido un papel relevante en la conformación de la red, ya que el origen del proyecto ScienTI fue la Plataforma Lattes, de CNPq (Consejo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico), una plataforma de sistemas de información para administrar ciencia y tecnología. Para dimensionar el proyecto vale remarcar que número de accesos a la página de Lattes llega a 1,5 millones al año. El crecimiento de currículos registrados en la plataforma aumenta en de 200 mil al año. Actualmente, son 407.369 currículas y 15 mil grupos de investigación pertenecientes a 240 instituciones de enseñanza.

En la inauguración del 26 de Agosto participaron, entre otros, el Director en Montevideo de la Oficina Regional de Ciencia para América Latina y el Caribe, Uruguay de la UNESCO, Jorge Grandi; el Director del Centro Latinoamericano y del Caribe de Información en Ciencias de la Salud-BIREME/OPS/OMS Brasil y el Secretario Ejecutivo de la Red ScienTI, Abel L. Packer; y el Presidente del Conselho Nacional de Desenvolvimento Científico e Tecnológico-CNPq de Brasil, y miembro del Comite Interinstitucional de ScienTI, Erney Plessmann de Camargo.

Fuente: OPS Argentina

Deja un comentario

Publicidad