Publicidad

El impacto de la tecnología, la violencia, y el viagra en el futuro del sexo

La información contenida en Vistamedica está destinado exclusivamente a propósitos educativos, y no pretende ser ni será nunca un sustituto de consejo médico profesional, relativa a tu condición médica específica o pregunta. Siempre busca el consejo de tu médico o proveedor de salud para cualquier pregunta que puedas tener acerca de cualquier condición médica.

El sexo virtual, las guerras y los medicamentos para inducir la erección son ingredientes de una cultura que se perfila como más violenta e inepta para las relaciones sociales. Tal es la polémica conclusión de la conferencia “El futuro del sexo”, llevada a cabo en Santa Fe, Nuevo México a fines de la semana pasada. “Preocupa la falta de interacción personalizada en el sexo”, dijo Julia Heiman, directora del Instituto Kinsey para la Investigación en sexo, género y reproducción. Y así disparó un debate crítico sobre el individualismo.

El panel puso bajo la lupa en primer orden el impacto de los sitios de citas y contactos virtuales. “El vértigo del desarrollo tecnológico le permite a uno crear su propio ideal erótico y una experiencia multisensorial de sexo virtual”, dijo Heiman. Un dato que evalúa como altamente negativo. “Si los jóvenes aprenden de esta manera, ¿qué pasará en el futuro?”, se preguntó la experta.
Luego, fue el turno de las drogas para estimular la erección, como el Viagra. “Pueden exacerbar la “individualización” del sexo”, dijo el profesor John Gagnon, de la estatal Universidad de Nueva York en Stony Brook. ¿Cómo? “El otro miembro de la pareja puede no querer esa erección”, señaló Gagnon. Así, varios de los sexólogos reunidos en Nuevo México coincidieron en que la tecnología y el Viagra empujan a la gente fuera de las relaciones sociales y reducen su capacidad de mantener vínculos con otras personas.
Otro ingrediente potencialmente preocupante para el futuro del sexo es la violencia. Según los especialistas, en los EE.UU., los ataques del 11 de septiembre de 2001 y la posterior “guerra contra el terrorismo” marcaron el recrudecimiento de una situación intimidante. “La gente se habituó a la violencia. La tolerancia a la violencia puede haber regresado y cuando esto ocurre, se tolera la violencia sexual”, explicó Heinman.
La mayoría de los panelistas coincidió en una paradoja: la tecnología separa a la gente, de la misma manera que Internet los acerca. “Todos los países, más allá de su desarrollo económico, tienen sitios de citas”, señaló Pepper Schwartz, profesora de Sociología en la Universidad de Washington. Y más esperanzada y conciliadora que sus colegas concluyó: “Según mi experiencia, la gente quiere salir de la red lo más rápido posible. La gente busca pareja, busca amor”.

Fuente:5.4.06 – Clarín. Base de datos: Dr. Argañaraz – sexologiamed@ciudad.com.ar

Publicidad

Deja un comentario

Publicidad