Publicidad

Desarrollan una vacuna para el cáncer de páncreas

La información contenida en Vistamedica está destinado exclusivamente a propósitos educativos, y no pretende ser ni será nunca un sustituto de consejo médico profesional, relativa a tu condición médica específica o pregunta. Siempre busca el consejo de tu médico o proveedor de salud para cualquier pregunta que puedas tener acerca de cualquier condición médica.

Investigadores de la Universidad de Pittsburg han desarrollado una vacuna terapéutica para el cáncer de páncreas que ha conseguido detener la progresión de la enfermedad en varios pacientes durante los tres años siguientes a la vacunación. Las conclusiones de la investigación se han hecho públicas durante la reunión anual de la Asociación Americana de Investigación del Cáncer en Los Ángeles (Estados Unidos).

Los científicos crearon una vacuna para el cáncer de páncreas a partir de una versión sintetizada de una proteína que expresan las células tumorales (MUC1) en combinación con células dendríticas del paciente, que coordinan el ataque del sistema inmune ante posibles invasores.

El estudio incluyó 12 pacientes con cáncer pancreático que recibieron tres dosis de la vacuna con inyecciones con una semana de diferencia entre sí y un recordatorio seis meses más tarde. Cuatro de los pacientes demostraron una presencia estable y continua de anticuerpos contra MUC1 y no mostraron evidencia de la enfermedad durante más de tres años tras recibir la vacunación y cerca de los cinco después del diagnóstico y la cirugía.

Publicidad

Los investigadores también examinaron la respuesta inmune específica a la vacuna tomando muestras de la sangre de los pacientes que participaban en el estudio. Descubrieron que todos ellos mostraron una respuesta inmune activa a la vacuna. Además, descubrieron que el número de células T supresoras aumentaba después de cada inyección de la vacuna, limitando una mayor eficacia de la vacuna.

Los científicos creen que la combinación de la vacuna con otras terapias que se dirijan a estas células T supresoras podría aumentar la eficacia de la vacuna.

El cáncer de páncreas es uno de los más difíciles de tratar debido a que es indetectable a través de un examen físico, es asintomático y progresa de forma lenta. La mayoría de los pacientes mueren en los seis meses siguientes al diagnóstico. Estos factores limitan la cantidad de datos existentes para la investigación, impidiendo avances significativos en la comprensión y tratamiento de esta enfermedad letal.

Fuente:www.azprensa.com

Deja un comentario

Publicidad