Publicidad

La combinación de bevacizumab e interferón podría convertirse en un tratamiento de primera línea en cáncer renal

La combinación de los fármacos bevacizumab e interferón podría convertirse en un tratamiento de primera línea para los pacientes de cáncer renal, según un estudio del Instituto Gustave Roussy en Villejuif (Francia) que se publica en la revista The Lancet.

Los resultados del estudio muestran que este tratamiento combinado mejora la supervivencia libre de cáncer en los pacientes con carcinoma de células renales metastático en comparación con el interferón en solitario.

Según los investigadores, existen 120.000 casos nuevos de carcinoma de células renales en Europa y Estados Unidos cada año y un total de 60.000 muertes. Hasta hace poco, las opciones de tratamientos estándar para el carcinoma de células renales se limitaba a la inmunoterapia con interleuquina 2 o interferón, dos terapias con tasas de respuesta bajas y destacables efectos secundarios.