Publicidad

Descubren una proteína que potencia el desarrollo del melanoma

La exposición a los rayos solares es el principal factor de riesgo para adquirir un melanoma

Investigadores del Instituto Nacional del Cáncer de EE UU (NCI, por sus siglas en inglés) han descubierto que el interferón gamma – una proteína producida por el sistema inmunitario- contribuye al progreso de este tipo de cáncer de piel. Esta conclusión, publicada en la revista Nature, es resultado de un experimento con ratones a los que se ha sometido a rayos ultravioletas.

Hasta ahora se creía que el interferón actuaba como respuesta inmunitaria contra el cáncer. “Sin embargo, nuestra investigación demuestra que en algunas circunstancias ejerce la función contraria: promueve el melanoma y estimula el desarrollo de este tumor”, explica Glenn Merlino, líder de la investigación.

En los últimos diez años, se han usado ratones genéticamente diseñados para entender la conexión entre la exposición a la radiación ultravioleta y el inicio del melanoma. “Estos modelos están resultando ser muy útiles para proporcionar elementos clave sobre el comienzo y progreso del melanoma en humanos”, explica Merlino.

La combinación de bevacizumab e interferón podría convertirse en un tratamiento de primera línea en cáncer renal

La combinación de los fármacos bevacizumab e interferón podría convertirse en un tratamiento de primera línea para los pacientes de cáncer renal, según un estudio del Instituto Gustave Roussy en Villejuif (Francia) que se publica en la revista The Lancet.

Los resultados del estudio muestran que este tratamiento combinado mejora la supervivencia libre de cáncer en los pacientes con carcinoma de células renales metastático en comparación con el interferón en solitario.

Según los investigadores, existen 120.000 casos nuevos de carcinoma de células renales en Europa y Estados Unidos cada año y un total de 60.000 muertes. Hasta hace poco, las opciones de tratamientos estándar para el carcinoma de células renales se limitaba a la inmunoterapia con interleuquina 2 o interferón, dos terapias con tasas de respuesta bajas y destacables efectos secundarios.