Publicidad

El consumo continuado de ciertos fármacos antiacidez puede aumentar el riesgo de fractura ósea

El consumo continuado de inhibidores de la bomba de protones (IBP), un tipo de fármacos utilizados contra la acidez de estómago, podría aumentar hasta un 44 por ciento el riesgo de fractura ósea, en concreto de fractura de cadera, según un estudio de la Universidad de Pennsilvania en Filadelfia (Estados Unidos) que se publica en la revista ‘Journal of the American Medical Association’ (JAMA).