Publicidad

Especias en el curry podrían prevenir el daño hepático

Los investigadores de la Universidad de Saint Louis exploran el poder curativo de la curcumina

Una nueva investigación de la Universidad de Saint Louis (SLU) sugiere que la curcumina, un producto químico que da al curry su gusto, es una promesa para prevenir o tratar el daño hepático de una forma avanzada de una condición conocida como enfermedad de hígado graso.

La curcurmina se encuentra en la cúrcuma, una planta utilizada por la medicina tradicional china desde hace miles de años. El reciente estudio de la SLU pone de relieve su potencial en la lucha contra un tipo cada vez más común de enfermedad hepática grasa llamada esteatohepatitis no alcohólica (NASH por sus siglas en inglés). Vinculada a la obesidad y la ganancia de peso, NASH afecta a 3-4 por ciento de los adultos en los EE.UU. y puede conducir a un tipo de daño del hígado llamada fibrosis hepática y, posiblemente, cirrosis, cáncer hepático y la muerte.