Publicidad

Vacuna contra el herpes genital ineficaz en las mujeres

Una promisoria vacuna no proteje contra el herpes

Una vacuna experimental destinada a prevenir el herpes genital en las mujeres, aunque por lo general segura y bien tolerada, demostró ser ineficaz cuando se probó en el estudio clínico recientemente concluido conocido como el estudio Herpevac para mujeres.

El ensayo en Fase 3, patrocinado por GlaxoSmithKline (GSK) Biologicals, con sede en Bélgica, con el apoyo del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID), parte de los Institutos Nacionales de Salud, se inició en 2002. Un total de 8.323 mujeres de 18 a 30 años participaron en el estudio en 50 sitios en los Estados Unidos y Canadá. En el momento de su inscripción, los participantes del estudio estaban libres de los dos tipos de virus del herpes simple (VHS), el VHS-1 y HSV-2.

Herpes genital

Herpes genital

¿Qué es el herpes genital?

El herpes genital es una enfermedad de transmisión sexual (ETS) causada por los virus del herpes simple tipo 1 (HSV-1) y tipo 2 (HSV-2). La mayoría de los herpes genitales son causados por el tipo HSV-2. La mayoría de las personas con HSV-1 o HSV-2 no presentan signos ni síntomas de la infección o presentan síntomas mínimos. Si se presentan signos, éstos usualmente aparecen en forma de ampolla o ampollas en los genitales o el recto o alrededor de los mismos. Las ampollas se rompen y dejan úlceras dolorosas (llagas) que pueden tardar de dos a cuatro semanas en curarse la primera vez que se presentan. Típicamente, puede presentarse otro brote semanas o meses después del primero, pero casi siempre es menos intenso y de más corta duración. A pesar de que la infección puede permanecer en forma indefinida en el organismo, la cantidad de brotes tiende a disminuir a medida que pasan los años.

El poco protagonismo dado al herpes genital ha provocado una “prevención escasa” de sus efectos, según ginecólogos

Cada año en el mundo se diagnostican alrededor de 500.000 nuevos casos de herpes genital, constituyendo una de las enfermedades de transmisión sexual más frecuente y contagiosa que existe. Uno de sus principales problemas es que “su escasa sintomatología hace que pase desapercibido”.