Publicidad

El ejercicio físico controlado y las medidas higiénico-dietéticas previenen el linfedema tras la extirpación de la mama

El ejercicio físico controlado y las medidas higiénico-dietéticas previenen el linfedema tras la extirpación de la mama

El ejercicio físico controlado y las medidas higiénico-dietéticas previenen el linfedema tras la extirpación de la mama, según ha afirmado la presidenta de la Sociedad Española de Rehabilitación y Medicina Física, Inmaculada García Montes, en el marco del XVII Congreso Nacional del Capítulo Español de Flebología.

García Montes señaló que “es una acumulación de líquido rico en proteínas, llamado linfa, en el espacio intersticial por sobrecarga o deterioro del sistema de drenaje y se caracteriza por ser un edema crónico y evolutivo de la extremidad afectada, y su forma más frecuente de aparición está asociada a la enfermedad neoplásica y ocasiona importantes trastornos estéticos y problemas funcionales derivados del dolor.