Publicidad

Niños con apnea y amigdalectomía

La información contenida en Vistamedica está destinado exclusivamente a propósitos educativos, y no pretende ser ni será nunca un sustituto de consejo médico profesional, relativa a tu condición médica específica o pregunta. Siempre busca el consejo de tu médico o proveedor de salud para cualquier pregunta que puedas tener acerca de cualquier condición médica.

Los niños que experimentan apnea obstructiva del sueño (AOS) experimentan mejoras en su calidad de vida y en los trastornos del sueño después de la extirpación quirúrgica de las amígdalas y adenoides, según un estudio del Colegio de Medicina Baylor de Houston (Estados Unidos) que se publica en ‘Archives of Otolaryngology-Head & Neck Surgery’.
Los expertos explican que en los últimos años se ha producido un aumento en la frecuencia de la extirpación de amígdalas y adenoides debido a su agrandamiento anormal y a los trastornos de la respiración durante el sueño en comparación con las infecciones crónicas. Además, estudios previos han mostrado que la calidad de vida está deteriorada en los niños con problemas de sueño en lo relativo a su conducta, infecciones y vías de ventilación y respiración.

Los científicos evaluaron los resultados de polisomnogramas e indicadores globales y específicos de calidad de vida en niños con desórdenes del sueño derivados de la respiración que se pensaba podían padecer AOS y se les pidió que volvieran para realizar un seguimiento de la progresión a los seis meses y al año.

Según los expertos, en niños la apnea obstructiva del sueño se caracteriza por un trastorno de la respiración durante el sueño causado por una obstrucción en las vías respiratorias. El polisomnograma es una prueba que se realiza durante la noche para evaluar los trastornos del sueño. La calidad de vida se midió utilizando cuestionarios estándar.

Publicidad

En el estudio participaron 47 niños con posibles trastornos de respiración durante el sueño. De ellos 31 niños, 22 niños y 9 niñas, fueron diagnosticados con AOS en función de los resultados del polisomnograma y se les recomendó la extirpación de amígdalas y adenoides. De los 31 niños, 29 volvieron para realizar el seguimiento a los seis meses. De ese grupo, 24 pasaron por cirugía y 5 no lo hicieron. Sólo 19 niños regresaron para realizar la prueba al año después del tratamiento o la inscripción en el estudio.

Los niños que pasaron por la cirugía tuvieron mejoras significativas en las puntuaciones sobre calidad de vida y los parámetros del polisomnograma. Los científicos descubrieron los cambios más amplios en la calidad de vida en niños que habían pasado por la cirugía en comparación con aquellos que no lo hicieron.
Fuente: www.azprensa.com

Deja un comentario

Publicidad