Publicidad
El diagnóstico de bronquiolitis estuvo significativamente relacionada con la exposición a contaminantes.

La contaminación ambiental aumenta el riesgo de bronquiolitis infantil

La información contenida en Vistamedica está destinado exclusivamente a propósitos educativos, y no pretende ser ni será nunca un sustituto de consejo médico profesional, relativa a tu condición médica específica o pregunta. Siempre busca el consejo de tu médico o proveedor de salud para cualquier pregunta que puedas tener acerca de cualquier condición médica.

Los bebés que están expuestos a altos niveles de contaminación del aire están en mayor riesgo de bronquiolitis, según un nuevo estudio.

El estudio aparece en la edición del 15 de noviembre de la American Thoracic Society, el American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine.

“Ha habido muy pocos estudios de las consecuencias de la exposición temprana en la vida de la contaminación del aire”, dijo Catherine Karr, MD, PhD, profesora asistente de pediatría en la Universidad de Washington y autora principal del artículo. “Este estudio es único en el que hemos sido capaces de mirar a múltiples fuentes, incluyendo el humo de leña en una región con concentraciones relativamente bajas de contaminación del aire ambiente en general”.

Publicidad

Los investigadores analizaron cerca de 12.000 diagnósticos de bronquiolitis infantil entre 1999 y 2002 en el suroeste de la Columbia Británica, con respecto a la exposición de la persona a la contaminación ambiental sobre la base de un seguimiento de los niveles de óxido nítrico (NO), dióxido de nitrógeno (NO2), monóxido de carbono (CO), azufre de dióxido (SO2) y partículas procedentes de estaciones de control dentro de los 10 km de las casas de los infantes. También utilizaron mapas de terrestres de regresión para evaluar las concentraciones de contaminación del ambiente en relación con el tráfico y el humo de la madera. Analizaron la exposición a la contaminación de dividiendo los sujetos entre cuatro categorías, o cuartiles, de concentración.

Tras tomar en cuenta las variables de confusión, incluido el sexo, la edad gestacional, el tabaquismo materno y la lactancia, encontraron que el diagnóstico de bronquiolitis estuvo significativamente relacionada con la exposición a contaminantes específicos. un aumento Intercuartil en la exposición a NO, NO2, SO2 y CO aumentó el riesgo de bronquiolitis por 8, 12, 4 y 13 por ciento, respectivamente. Los bebés que vivían a menos de 50 metros de una carretera tenían un riesgo mayor de seis por ciento, y los que vivían en un área de exposición más alta a humo de madera tuvo un incremento del ocho por ciento de riesgo de bronquiolitis.

“En general, encontramos que los contaminantes del aire derivado del tráfico se asociaron con la bronquiolitis infantil, así como humo de leña y las emisiones industriales”, dijo el Dr. Karr. “La magnitud del efecto es modesto, pero es comparable a la mayoría de los estudios de contaminación atmosférica en América del Norte. La importancia de la magnitud de estos efectos de pequeña magnitud, pasa a ser significativa cuando se considera que afectan a un gran número de niños debido a que estos riesgos son tan omnipresentes”.

“Este estudio se suma a un creciente cuerpo de investigaciones que muestran un vínculo entre focos de contaminación del aire en el barrio y la enfermedad respiratoria pediátrica. Nosotros estabamos interesados en la bronquiolitis, la causa principal de hospitalización en el primer año, ya que es una importante y costosa enfermedad de la infancia. Reducir la exposición a la contaminación del aire puede ser un método para disminuir la incidencia de bronquiolitis “, dijo Michael Brauer, Sc.D., profesor de la Escuela de Salud Ambiental de la Universidad de British Columbia y principal investigador del estudio.

El Dr. Karr, que es médico pediatra, también señaló que la investigación actual podría ayudar a guiar las conversaciones que los médicos tienen con los pacientes. “Creo que tenemos un papel en la educación de los padres acerca de las preocupaciones sobre la contaminación atmosférica y la promoción de enfoques de precaución cuando sea posible. Fomentar la prevención de la utilización de cumbustión de leña o evitar residir en las proximidades de las carreteras serían ejemplos”.

Además, dice, las políticas deben abordar la exposición a la contaminación del aire en entornos residenciales, los centros escolares y guarderías. “Lugares donde los niños pasan mucho tiempo no deberían estar al lado de las carreteras principales,” dijo el Dr. Karr.

La investigación refuerza la conexión entre la contaminación atmosférica y las enfermedades respiratorias en los niños, aunque se necesita investigar más para aclarar la naturaleza exacta de ese vínculo. El Dr. Karr aclara que el Estudio Nacional de la Infancia, un nuevo proyecto de los NIH, los CDC y la EPA, la cual está diseñada para seguir 100.000 madres y sus hijos desde el nacimiento hasta la edad adulta, ampliara nuestro conocimiento profundamente. Este estudio prospectivo permitirá la exploración de la función de las exposiciones ambientales, como la contaminación atmosférica en el contexto de otras influencias en la salud del niño, tales como genes y medio ambiente.
Fuente: Eurekalert

Deja un comentario

Publicidad