Publicidad

Actividad física y cancer de ovario

La información contenida en Vistamedica está destinado exclusivamente a propósitos educativos, y no pretende ser ni será nunca un sustituto de consejo médico profesional, relativa a tu condición médica específica o pregunta. Siempre busca el consejo de tu médico o proveedor de salud para cualquier pregunta que puedas tener acerca de cualquier condición médica.

La actividad física moderada realizada durante el tiempo libre o durante el trabajo podrían reducir el riesgo de cáncer de ovario, según un estudio de la Agencia de Salud Pública de Canadá que se publica en ‘International Journal of Cancer’.

Los científicos analizaron datos de una encuesta nacional sobre el cáncer para estudiar el papel de la actividad física en el cáncer de ovario en la que se recogieron cuestionarios de 442 mujeres que padecían cáncer de ovario y 2.135 controles que no sufrían la enfermedad.

Las participantes respondieron de forma detallada a preguntas sobre cuándo y con qué frecuencia realizaban actividades físicas durante su tiempo libre. A un grupo de estas participantes también se les pidió información sobre su actividad laboral.

Publicidad

Los resultados del estudio indicaron un menor riesgo de cáncer de ovario asociado con altos niveles de actividad física moderada durante el tiempo libre pero no con la actividad más enérgica. Las mujeres con trabajos que requerían una actividad moderada o enérgica experimentaron una reducción en el riesgo de cáncer de ovario en comparación con aquellas que trabajaban en ocupaciones más sedentarias.

Según los científicos, la actividad física podría disminuir el cáncer de ovario a través de regular las hormonas y el nivel de factor de crecimiento. La actividad física también tiene influencia sobre la obesidad, que se sabe aumenta el riesgo de cáncer de ovario.

Según los autores, los resultados muestran que las mujeres obesas podrían obtener más beneficios de la actividad física contra el cáncer de ovario que las mujeres delgadas. Señalan que la disminución del riesgo asociado con la actividad física que se observa en mujeres de peso normal sugiere que podrían intervenir otros factores en estos resultados.

Otra posibilidad que manejan los expertos es que la actividad física moderada potencia al sistema inmune y mejora los sistemas de defensa antioxidante que podrían ayudar a prevenir el cáncer. Esto podría ayudar a explicar por qué la actividad vigorosa no se asoció con efectos beneficiosos en el estudio, ya que demasiado ejercicio podría causar inmunosupresión y en casos extremos un excesivo incremento de radicales libres y otras alteraciones celulares.

Fuente:www.azprensa.com

Deja un comentario

Publicidad