Publicidad

Los intervalos entre embarazos de menos de 18 meses y más de 5 años aumentan riesgo de complicaciones

La información contenida en Vistamedica está destinado exclusivamente a propósitos educativos, y no pretende ser ni será nunca un sustituto de consejo médico profesional, relativa a tu condición médica específica o pregunta. Siempre busca el consejo de tu médico o proveedor de salud para cualquier pregunta que puedas tener acerca de cualquier condición médica.

Los intervalos entre los embarazos de menos de 18 meses y más de 59 meses están asociados con un aumento del riesgo de peso bajo al nacer, parto prematuro y pequeño tamaño para la edad gestacional, según un estudio de la Fundación Santa Fe de Bogotá (Colombia) que se publica en la revista Journal of the American Medical Association (JAMA).
Los científicos dirigieron un análisis de estudios publicados entre los años 1996 y 2006 para examinar la asociación de los intervalos entre partos y el riesgo de complicaciones natales. Los investigadores identificaron 67 artículos para este análisis que incluían el estatus socioeconómico y la edad de las madres e informaban sobre el intervalo entre los partos y las características que los rodeaban. Estos estudios incluían datos de más de once millones de partos.

Según los resultados, los recién nacidos cuyas madres habían experimentado un intervalo a los seis meses entre su anterior parto y el último tenían niveles mayores de riesgo en partos prematuros (un 40 por ciento más), recién nacidos con bajo peso (un 61 por ciento más), y de que fueran pequeños para su edad gestacional (un 26 por ciento más), en comparación con niños cuyas madres tenían entre 18 y 23 meses de diferencia entre los partos.

Según los científicos, en el caso de aquellas mujeres que superaban los 59 meses de diferencia entre los embarazos existía un riesgo entre el 20 y el 43 por ciento superior en relación con las complicaciones sufridas.

Publicidad

Los investigadores señalan que estos resultados podrían ser útiles para que los especialistas aconsejen a las mujeres sobre los beneficios de retrasar un embarazo posterior durante entre dos y cinco años para mejorar la salud tanto de la madre como del futuro recién nacido.
Fuente: www.azprensa.com

Deja un comentario

Publicidad