Publicidad

La mala salud sexual genera problemas psicológicos, emocionales y de pareja

La información contenida en Vistamedica está destinado exclusivamente a propósitos educativos, y no pretende ser ni será nunca un sustituto de consejo médico profesional, relativa a tu condición médica específica o pregunta. Siempre busca el consejo de tu médico o proveedor de salud para cualquier pregunta que puedas tener acerca de cualquier condición médica.

Una mala salud sexual puede desencadenar una baja autoestima en la persona que la padece, así como problemas de pareja. Así lo ha dicho el presidente de la Asociación Española de Salud Sexual, Ignacio Moncada, en el Día Mundial de la Salud Sexual, celebrado el pasado 13 de febrero. En el acto público celebrado por la asociación, Moncada señaló que la disfunción eréctil es el principal problema sexual de los varones españoles, seguido de la eyaculación precoz.

El experto explicó que cerca de la mitad de los hombres de entre 40 y 70 años tiene problemas de erección que pueden ser síntoma de otras enfermedades importantes sin diagnosticar. Sin embargo, precisó que existen tratamientos eficaces para este problema: “Hoy en día, es posible tratar con éxito la mayoría de los casos de disfunción eréctil”.

Para Bertín Osborne, que actuó de padrino del evento, la salud sexual es esencial para la calidad de vida de las personas, por lo que es fundamental que, ante cualquier tipo de problema en este sentido, se acuda a un especialista “sin ninguna vergüenza”.

Publicidad

El evento tenía por objetivo concienciar a la población sobre la importancia de llevar una vida sexual saludable y satisfactoria e informar sobre los posibles trastornos que pueden deteriorarla.

En este sentido, informaron de que se calcula que 150 millones de hombres en todo el mundo tienen algún tipo de dificultad con la erección, un problema que se hace más frecuente con la edad. En España, los cálculos apuntan a que cerca de 2 millones de hombres padecen este problema.

Entre las causas, los expertos señalaron las de tipo psicológico –depresión, ansiedad o estrés-, o las orgánicas, más frecuentes, -hipertensión arterial, colesterol elevado, diabetes, problemas cardiovasculares, insuficiencia renal, depresión, o el uso de determinados fármacos-.
Fuente:www.azprensa.com

Deja un comentario

Publicidad