Publicidad

Crece el número tumores de mama diagnosticados a embarazadas

La información contenida en Vistamedica está destinado exclusivamente a propósitos educativos, y no pretende ser ni será nunca un sustituto de consejo médico profesional, relativa a tu condición médica específica o pregunta. Siempre busca el consejo de tu médico o proveedor de salud para cualquier pregunta que puedas tener acerca de cualquier condición médica.

Cada vez con más frecuencia se detectan tumores mamarios en mujeres embarazadas debido al retraso en la edad de concepción, según la doctora Amparo Ruiz, del Servicio de Oncología Médica del Instituto Valenciano de Oncología (IVO). Esta experta afirmó que se registra un caso de cada tres mil gestantes.

Ruiz señaló, con motivo del VI Simposio Internacional del Grupo Español de Investigación en Cáncer de mama (GEICAM), que, en general, están aumentando el cáncer de mama entre las jóvenes españolas. “Puede que existan factores genéticos, aunque sin duda influye el estilo de vida americanizado, rico en grasas animales”, explicó el doctor Miguel Martín, presidente del GEICAM. Otra de las explicaciones, coincidió, es el retraso en la maternidad, ya que tener hijos siendo joven reduce el riesgo de sufrir cáncer de mama.

Según la oncóloga, “el embarazo precoz dejará de ser un factor protector en la incidencia de cáncer de mama, por el retraso en la edad de la gestación”, señaló. El 6,5 por ciento de todos los cánceres de mama se diagnostican en mujeres menores de 40 años. La incidencia de cáncer de mama durante el embarazo oscila entre el 0,2 y el 3,8 por ciento, pero en las mujeres en edad fértil (menos de 45 años) la frecuencia alcanza el 7-14 por ciento.

Publicidad

Las autoridades sanitarias orientan los programas de detección precoz a mujeres entre los 50 y 69 años, “aunque lo ideal es que esa recomendación se amplíe progresivamente y empiecen a hacerse a partir de los 45”, señaló Antonia Gimón, presidenta de la Federación Española de Cáncer de Mama (FECMA). En aquellos casos en los que haya algún antecedente familiar, se recomienda una primera mamografía incluso antes.

Además, el retraso en el diagnóstico del cáncer de mama es un problema añadido. En concreto, tarda casi el triple en mujeres embarazadas que en las no gestantes (11 meses contra 4), lo que implica peores posibilidades de curación. Se calcula que un retraso en el diagnóstico de 3 a 6 meses incrementa el riesgo de metástasis de un 5 a un 10 por ciento.

“Dado que la mama durante la gestación sufre una serie de cambios en su consistencia y tamaño, la mujer no debe asumir que cualquier cambio es normal, sobre todo si aprecia nódulo, endurecimiento en una zona de la mama, o si aparecen signos inflamatorios localizados o difusos en la misma”, explicó. Ante esta situación la mujer debe consultar con su ginecólogo sin demora para un diagnóstico exacto, dijo.

Aunque durante mucho tiempo se ha aconsejado la interrupción del embarazo en caso de un cáncer de mama, la experta dijo que se ha comprobado que la supervivencia de las pacientes no se incrementa por interrumpirlo y ahora ya se puede tratar a estas mujeres sin riesgos para el feto. El tratamiento es similar al de mujeres no gestantes, con la diferencia de que los riesgos de determinados tratamientos para el feto son muy altos en el primer trimestre del embarazo, mientras que en el segundo y ter trimestre “el riesgo es mínimo”. Tampoco existe inconveniente en que una mujer se quede embarazada una vez que su cáncer ha remitido, aunque se recomienda esperar al menos un año tras finalizar el tratamiento para comprobar que no existe recaída.
Fuente:www.azprensa.com

Deja un comentario

Publicidad