Publicidad

Un experto alerta que frotarse los ojos produce queratocono y alergias

La información contenida en Vistamedica está destinado exclusivamente a propósitos educativos, y no pretende ser ni será nunca un sustituto de consejo médico profesional, relativa a tu condición médica específica o pregunta. Siempre busca el consejo de tu médico o proveedor de salud para cualquier pregunta que puedas tener acerca de cualquier condición médica.

El experto argentino Roberto Albertazi alertó hoy que frotarse los ojos siempre es malo y produce alergias, pero además, según la predisposición del ojo, puede producir queratocono, una enfermedad que degenera “hasta hacer la córnea totalmente deforme”.


Esta enfermedad afecta a los jóvenes, que de pronto comienzan a tener miopía o astigmatismo, y aunque no es inflamatoria, es progresiva y de rápida evolución, por lo que pidió estar atentos a los escolares, pues se puede detectar desde los diez años a través de una topografía corneal, explicó en el 83 Congreso Nacional de Oftalmología.

Las alergias están producidas por el frotado de ojos, que se da más en ciudades con polución, mientras el queratocono tiene una base mayoritariamente genética, aunque también se produce por restregarse los ojos, y se da más en poblaciones que habitan a mayor altitud, por ejemplo incide más en Cuzco que en Buenos Aires, explicó.

Publicidad

Frotarse los ojos es tan peligroso, que una córnea con predisposición puede no desarrollar queratocono nunca, pero un frotado crónico del ojo la puede

desencadenar, insistió el especialista, quien dijo que lo grave no es tener una córnea asimétrica, sino no saber que se tiene para cuidarla.

Esta enfermedad la padecen tres personas por cada 2.000 habitantes en el mundo y degenera hasta que la córnea no puede mantener su forma y precisa un injerto, pues al principio se podrá usar lentillas, pero con el tiempo el ojo no las tolerará.

La técnica que usa este especialista consiste en insertar anillos intracorneales en una intervención mínimamente invasiva porque apenas dura siete minutos y logra estabilizar y mejorar la enfermedad, incluso volver a usar lentes de contacto si es preciso.

Por otra parte, al aparición de la riboflavina, que es una sustancia fotosensible, permite, a través de determinadas ondas de longitud, embeber la córnea y cambiar la estructura de su colágeno.

Ambos tratamientos son grandes avances que evitan los injertos de córnea, que además son complicados, cada vez hay menos disponibilidad para realizar trasplantes, y no son la mejor solución.

Fuente:www.azprensa.com

Deja un comentario

Publicidad