Publicidad

Investigadores descubren un mecanismo que permite a las células tumorales resistir a la quimioterapia

La información contenida en Vistamedica está destinado exclusivamente a propósitos educativos, y no pretende ser ni será nunca un sustituto de consejo médico profesional, relativa a tu condición médica específica o pregunta. Siempre busca el consejo de tu médico o proveedor de salud para cualquier pregunta que puedas tener acerca de cualquier condición médica.

Investigadores de la Universidad Ludwig Maximilians en Munich (Alemania) han descubierto un mecanismo molecular que permite a las células tumorales resistir a la quimioterapia. Los científicos, que publican sus resultados en la revista ‘Science’, han determinado el proceso secuencial que utiliza una ADN polimerasa, una enzima que hace nuevas copias de ADN para que las células tumorales afectadas puedan seguir multiplicándose.

Los diseñadores de fármacos podrían utilizar este conocimiento detallado para mejorar el fármaco de quimioterapia cisplatina, basada en el platino y utilizada para tratar sarcomas, carcinomas, linfoma y algunos tumores de las células germinales.

La quimioterapia suele dañar el ADN de la célula tumoral para que deje de replicarse. Sin embargo, la ADN polimerasa conocida como “eta” actúa y construye una especie de puente para sortear el ADN dañado, prolongando la vida de la célula tumoral.

Publicidad

En su estudio, los investigadores analizaron cuatro estructuras de la ADN polimerasa eta en diferentes fases del proceso de arreglar estos defectos del ADN para comprender de forma exacta cómo supera y repara las lesiones de ADN.

Acerca de la quimioterapia

La quimioterapia es una de las modalidades terapéuticas más empleadas en el tratamiento del cáncer. Su objetivo es destruir las células tumorales con el fin de lograr reducir la enfermedad, empleando una gran variedad de fármacos. A los fármacos empleados en este tipo de tratamiento se les denomina fármacos antineoplásicos o quimioterápicos.

Normalmente, las células que componen los distintos órganos se dividen de manera ordenada con el fin de reemplazar a las células viejas. Esta división está estrictamente regulada por unos mecanismos de control, que indican a la célula cuándo dividirse.

Los tumores malignos se caracterizan por estar formados por células cuyos mecanismos reguladores de la división se han alterado. Por esto son capaces de multiplicarse descontroladamente e invadir y afectar órganos vecinos.

Durante la división, la célula es más frágil a cualquier modificación que pudiera surgir en su entorno. En general, esta es la fase en la que actúa la quimioterapia, alterando la división de las células tumorales e impidiendo su multiplicación y por tanto destruyéndolas. Con el tiempo esto se traduce en una disminución o desaparición del tumor maligno.

Estos fármacos llegan a prácticamente todos los tejidos del organismo y ahí es donde ejercen su acción, tanto sobre las células malignas como las sanas. Debido a la repercusión de los medicamentos sobre éstas últimas, pueden aparecer síntomas más o menos intensos y generalmente transitorios.

Fuente:www.azprensa.com

Deja un comentario

Publicidad