Publicidad

¿Los body piercing ponen en riesgo tu salud?

La información contenida en Vistamedica está destinado exclusivamente a propósitos educativos, y no pretende ser ni será nunca un sustituto de consejo médico profesional, relativa a tu condición médica específica o pregunta. Siempre busca el consejo de tu médico o proveedor de salud para cualquier pregunta que puedas tener acerca de cualquier condición médica.

Desde siglos diferentes culturas alrededor del mundo utilizan perforaciones corporales (body piercing). La gente se perforaba el cuerpo para decorarlo, para demostrar su importancia en un grupo, o porque creían que los protegía de males. Hoy en día la perforación corporal se ha puesto de moda, y es necesario conocer los cuidados a tener si se desea realizar este tipo de arte corporal.

Los riesgos más serios de la perforación corporal son el sangrado tras la punción, infecciones, las reacciones alérgicas (en especial a cierto tipo de joyas), el daño a nervios (por ejemplo, perdida de sensibilidad en el área perforada) o dientes (dientes partidos, erosión del esmalte, gingivitis), y formación de queloides (cicatrices gruesas en el área perforada).

Las infecciones pueden ser causadas por los virus de la hepatitis B y C, el HIV, el tétanos, bacterias y hongos. Las infecciones causadas por bacterias que penetran en el sitio de la perforación pueden aparecer más adelante, o incluso luego de que la perforación haya cicatrizado.
No se deben aceptar las pistolas perforadoras, las cuales no pueden ser esterilizadas y no deben ser utilizadas para perforar el cuerpo.

Publicidad

Otro problema asociado a las perforaciones es el tipo de joyas que se utilizan en las aéreas perforadas. Si es demasiado pequeña, puede cortar la irrigación sanguínea en el área, causando hinchazón y dolor. Si la joya es muy delgada, o muy pesada, o si se es alérgico al metal, se puede producir una reacción tipo “cuerpo extraño”.

El tiempo de cicatrización varía según el área corporal perforada. Perforaciones en los lóbulos de las orejas generalmente tardan entre 6 y 8 semanas en cicatrizar. Pero las perforaciones en los lados de las orejas, que contienen cartílago, pueden tardar entre 4 meses y 1 año en cicatrizar. En algunos casos, las perforaciones en los pezones pueden provocar problemas más adelante, cuando la mujer deba amamantar a su hijo. Algunas áreas perforadas, como el ombligo, tienen mayor riesgo de infección.
Al momento de realizar la perforación, ésta se debe realizar en un lugar correctamente acondicionado para tal fin, utilizando materiales descartables o correctamente esterilizados.

El tiempo de cicatrización varía según el área corporal perforada.También se debe tener especial cuidado al momento de elegir la joya que se va a colocar. Lo mejor es utilizar acero quirúrgico al realizar la perforación, que es  menos factible que provoque una reacción de tipo cuerpo extraño, o una infección. La plata no es una buena opción, ya que oscurece la piel alrededor de la perforación, lo cual puede ser permanente. Las joyas de oro deberían ser al menos de 18 quilates. No se debe utilizar joyas bañadas en oro ya que el metal es muy fino. Tampoco se debe usar oro blanco porque contiene níquel, que causa alergia. El titanio es un metal poroso, lo cual puede producir que se fije a los tejidos; por esta razón, es recomendado que las joyas de titanio sean pulidas para reducir la porosidad. Para las personas que son extremadamente sensibles al metal, se pueden usar adornos con teflón o nylon.

Se debe tener una serie de cuidados tras realizarse una perforación corporal. Los fluidos corporales (ej. sudor, saliva, etc.) de otras personas no deben entrar en contacto con la perforación. (No practicar sexo oral por 4 a 6 semanas en el caso de perforaciones en la lengua, el labio, o el área genital). Se debe mantener limpios los elementos que entren en contacto con el área perforada.  Usa ropa limpia y suelta, preferentemente de algodón; no se deben usar medias de lycra, cintos, ropa ajustada o mayas de baile en el caso de  perforación de ombligo y genitales hasta tanto hayan cicatrizado.
En el caso de las perforaciones orales, se debe enjuagar la boca después de cada comida, con un enjuague antibacteriano, libre de alcohol, o solución salina.  Visite a su dentista regularmente ya que estudios han demostrado que gente que tiene una perforación en su boca tiene más probabilidad de tener una lesión en las encías o los dientes.

Perforar el cuerpo es una decisión importante. Se debe estar alerta a signos de infección, que pueden incluir enrojecimiento, hinchazón, supuración, olor desagradable, sarpullido en el área perforada o alrededor de la misma, o fiebre. Debe consultar a su médico ante cualquier duda.

Referencias:
Koenig, Laura M.; Carnes, M (1999). “Body Piercing. Medical Concerns With Cutting-Edge Fashion”. Journal of General Internal Medicine 14 (6): 379–85.
Liran, Levin; Zadik Yehuda, Becker Tal (December 2005). “Oral and Dental Complications of Intra-oral Piercing”. Dent Traumatol 21 (6): 341–343.
Graves, Bonnie B. (2000). Tattooing and Body Piercing: Perspectives on Physical Health. Capstone Press. p. 13. ISBN 073680417X.
Center for young women’s health. Children’s Hospital Boston

Deja un comentario

Publicidad