Publicidad

Lo que debes saber antes de realizarte una cirugía de aumento mamario.

La información contenida en Vistamedica está destinado exclusivamente a propósitos educativos, y no pretende ser ni será nunca un sustituto de consejo médico profesional, relativa a tu condición médica específica o pregunta. Siempre busca el consejo de tu médico o proveedor de salud para cualquier pregunta que puedas tener acerca de cualquier condición médica.

El implante mamario es un tipo de  cirugía estética para aumentar el tamaño del busto (lo que se conoce como aumento de pecho o mamoplastia de aumento), o para realizar una reconstrucción de pechos, tras una mastectomía.

Hay dos tipos de implantes, según el material de relleno de los mismos, con muchas formas y texturas diferentes disponibles:
Salinos están constituidos por una capa externa de elastómero de silicona y en el interior solución salina, que se inyecta durante la cirugía, por ese motivo la cicatriz de inserción es menor con este tipo de prótesis
Gel de silicona viscosa, estos últimos son los que tienen mejor resultados estéticos y al tacto. Especialmente para las mujeres con muy poco tejido mamario, y para las pacientes de reconstrucción después de la mastectomía, los implantes de gel de silicona son superiores para el aumento mamario y la reconstrucción. En las pacientes con más tejido mamario, para los que la colocación del implante submuscular (ver más adelante), es la técnica quirúrgica recomendada, los implantes mamarios de solución salina pueden dar una estética muy similar a la proporcionada por el implante de gel de silicona.

Vías de implantación

Publicidad

Los implantes pueden introducirse por:
Vía submamaria: a través de una incisión situada en el pliegue submamario. Es frecuentemente la más elegida aunque es la que puede dejar la cicatriz más visible. Es la elejida, generalmente, para colocar prótesis de gel de silicona.
Vía periareolar: la incisión se sitúa en el límite del complejo areola-pezón. Predispone mas a la contractura capsular y puede dañar nervios y conductos mamarios. Se la utiliza mas para colocar prótesis de solución salina, ya que la incisión que permite esta técnica es menor.
Vía axilar: la prótesis se introduce por una incisión situada en el fondo de la cúpula axilar. No deja cicatriz visible, pero a veces logar la simetría suele ser más difícil con ésta técnica.
Vía transumbilical, a través de una incisión en el ombligo, se coloca la prótesis, no es apta para la colocación de prótesis de gel de siliconas.
Vía Transabdominal, las prótesis son colocadas en el transcurso de una cirugía de abdominoplastia.

Ubicación del implante

implantes subglandular (1) y submuscular (2).
implantes subglandular (1) y submuscular (2).
Los implantes pueden situarse en la mama a varios niveles.
Subglandular: bajo la glándula mamaria y sobre la aponeurosis del músculo pectoral mayor. Ésta es la que produce mejores resultados estéticos, pero la que más frecuentemente se encapsula. Si la paciente tiene mamas muy pequeñas, puede no ser recomendable.
Subpectoral: entre el músculo pectoral mayor y el plano costal. A veces la prótesis puede tener una movilidad exagerada, en el plano subpectoral en algunas mujeres, con esta técnica.
Subfascial: entre la aponeurosis y el músculo pectoral. Quienes proponen esta técnica, afirman que la prótesis se mantiene más firme, en su lugar.
Submuscular: el dispositivo de implante se emplaza por debajo del músculo pectoral mayor, sin soltar el origen inferior del músculo. Se la suele utilizar para reconstrucción mamaria.
Tanto la elección del tipo de prótesis como la vía de introducción, y la situación de la prótesis dependen de la valoración de cada caso, de acuerdo a contextura física de la paciente, edad, preferencias y experiencia del cirujano.

Antes y después. Fotos Dr. PlacikRecuperación

Las cicatrices quirúrgicas de una mamoplastia de aumento duran alrededor de seis semanas, y se desvanecen en pocos meses. Según la actividad diaria de cada mujer, las pacientes generalmente reanudan su vida normal tras una semana de post-operatorio. Las mujeres cuyos implantes mamarios fueron colocadas debajo de los músculos del pecho (colocación submuscular) suelen tener una convalecencia más larga, y experimentan un poco más de dolor, debido a las incisiones necesarias que requiere esta técnica.

Complicaciones

La colocación quirúrgica de implantes de mama – ya sea para la reconstrucción del pecho o con fines estéticos – presenta los mismos riesgos de salud comunes a la cirugía, como reacción adversa a la anestesia, hematomas (sangrado post-operatorio), seroma (acumulación de líquido),  infección, y sobre todo el dolor del pecho, alteración de la sensibilidad,  dificultad con la lactancia, pliegues visibles,  asimetría mamaria, el adelgazamiento del tejido mamario, y simmastia (interrupción del plano natural entre los pechos).
Además, las complicaciones y las re operaciones relacionados con la cirugía de implantación, y expansores de tejido puede causar cicatrices desfavorables en alrededor del 6-7 por ciento de los pacientes; y puede aumentar los costos médicos.

Re intervenciones

Las indicaciones de re operación (sustitución) incluyen complicaciones mayores y menores, la contractura capsular, la rotura del depósito, y la deflación del dispositivo.

Contractura capsular.

Fibrosis capsular, tras un implante mamario.
Fibrosis capsular, tras un implante mamario.
Cuando se coloca una prótesis de mama, el cuerpo reacciona envolviéndola con una fina lámina que la aísla y que se denomina cápsula periprotésica.
En algunos casos (2 ó 3 %) esta reacción es violenta y la cápsula se hace muy gruesa, comprimiendo la prótesis, dando a la mama un aspecto redondeado y tacto muy duro. Es lo que se llama contractura capsular y que si no mejora con medicación puede obligar a una re intervención. Los tratamientos no quirúrgicos para las cápsulas de fibra de colágeno incluyen masaje, terapia de ultrasonido, los inhibidores de la vía de los leucotrienos, y la terapia de campo electromagnético pulsado (PEMFT).

Enfermedades autoinmunes

El consenso médico internacional es que los dispositivos mamarios de gel de silicona no causan ni agravan las enfermedades sistémicas y autoinmunes.

Lactancia

Los implantes no suelen dificultar la lactancia.Las mujeres con implantes de mama son capaces de amamantar a sus bebés, sin embargo, los dispositivos de implantes mamarios pueden causar dificultades funcionales, ya que algunos procedimientos de mamoplastia – especialmente las incisiones periareolar y la colocación subglandular – se asocian con una mayor incidencia de problemas funcionales mamarios. Si se desea garantizar la funcionalidad de la lactancia materna después de la cirugía, la mujer de edad fértil que busca un implante mamario debe discutir con su cirujano plástico el mejor procedimiento de implantación, que menos daño ocasione a los conductos mamarios y a los nervios del pezón.

Mamografías

En general los implantes, no contraindican ni impiden la realización de mamografías diagnósticas, a veces se requiere emplear técnicas especiales para desplazar la prótesis que es radiopaca.

Cáncer de mama

Los estudios de cáncer de mama de mujeres con implantes no informaron diferencias significativas  los pronósticos son similares en ambos grupos, con en un menor riesgo de recurrencia del cáncer o la muerte posterior, para las mujeres con aumentos mamarios. Por el contrario, el uso de implantes para la reconstrucción de mama después de la mastectomía, no parece tener un efecto negativo sobre la incidencia de muerte relacionada con el cáncer.

 

Referencias:

1.- Breast augmentation. Pelosi MA 3rd, Pelosi MA 2nd. Obstet Gynecol Clin North Am. 2010 Dec;37(4):533-46, viii. Review.
2.- Capsular contracture with breast implants in the cosmetic patient: saline versus silicone–a systematic review of the literature. Schaub TA, Ahmad J, Rohrich RJ. Plast Reconstr Surg. 2010 Dec;126(6):2140-9. Review.
3.-Aesthetic breast surgery: emerging trends and technologies. Lund HG Jr, Kumpf AL. Mo Med. 2010 May-Jun;107(3):203-9. Review.
4.- Imaging breast augmentation and reconstruction. Glynn C, Litherland J. Br J Radiol. 2008 Jul;81(967):587-95. Epub 2008 Apr 14. Review.
Fotos: Wikimedia Commons

 

Deja un comentario

Publicidad