Publicidad

Besar a un sapo no te convertirá en príncipe pero puede ayudar a combatir infecciones

La piel de las ranas contiene secreciones que pueden conducir a nuevos antibióticos para combatir infecciones

Besar a un sapo no lo convertirá en un príncipe – salvo en los cuentos de hadas -, pero las ranas pueden transformarse en el mundo real en aliados principescos en la batalla contra infecciones resistentes a los antibióticos que amenazan a millones de personas en todo el mundo. Los científicos han informado hoy que la piel de rana contiene sustancias naturales que podrían ser la base de una nueva y poderosa generación de antibióticos.

En un informe en la 240a Reunión Nacional de la Sociedad Americana de Química, el equipo de incondicionales aficionados a la rana describen cómo colegas en todo el mundo enviaron las secreciones de cientos de pieles de rana a su laboratorio en los Emiratos Árabes Unidos. Con ese tesoro anfibio, identificaron más de 100 sustancias antibióticas en la piel de diferentes especies de ranas de todo el mundo. Uno incluso combaten a la  “Iraqibacter“, la bacteria responsable de infecciones resistentes a los medicamentos en los soldados heridos que regresan de Irak.

Previniendo el cáncer gástrico con antibióticos

Helicobacter Pylori

Helicobacter pylori, una bacteria que se encuentra en alrededor del 50% de los seres humanos en todo el mundo, puede causar úlceras estomacales y, en casos extremos, cáncer gástrico. En un artículo para F1000 Medicine Reports, Seiji Shiota y Yoshio Yamaoka discuten la posible erradicación de las infecciones de H. pylori .

La infección por la bacteria H. pylori puede llegar al 100% en países en desarrollo. La mayoría de las personas infectadas no tienen síntomas, pero muchos problemas, incluyendo el desarrollo de úlceras de estómago.  H. pylori causa más del 90% de todas las úlceras duodenales y también puede contribuir al desarrollo de cáncer gástrico, que es uno de los mayores problemas del mundo médico.

Shiota y Yamaoka, de la Universidad de Oita, Japón, y Baylor College of Medicine, Texas, respectivamente, informan sobre un gran ensayo multicéntrico en Japón. Los pacientes con cáncer gástrico temprano fueron aleatoriamente tratados con antibióticos de H. pylori después de la resección quirúrgica y fueron seguidos durante tres años. Los pacientes que recibieron tratamiento con antibióticos tuvieron un riesgo significativamente menor de desarrollar cáncer gástrico, lo que confirma la importancia de una gestión cuidadosa de H. pylori.