Publicidad

La cerveza negra tiene más hierro que la rubia

El hierro ayuda a oxidar los compuestos orgánicos que dan estabilidad y sabor a estas bebidas.

Las cervezas negras contienen una cantidad media de hierro libre de 121 ppb (partes por billion) frente a los 92 ppb de las rubias y los 63 ppb de las sin alcohol, según un análisis sobre 40 tipos de cerveza de los cinco continentes realizado por investigadores de la Universidad de Valladolid (UVa).

“Aunque se trata de cantidades muy pequeñas, las variaciones son claras, y podrían ser resultado de los procesos de producción o de la materia prima que se utiliza durante la fabricación”, apunta Carlos Blanco, profesor del Área de Tecnología de los Alimentos en la UVa y coautor del trabajo.

El estudio, que publica el Journal of the Science of Food and Agriculture, señala que los extractos de malta y lúpulo que se emplean de forma específica en la fabricación de la cerveza negra podrían explicar sus niveles más altos en hierro.

Investigación revela vínculo entre la cerveza y la salud ósea.

La cerveza puede ayudar a prevenir la osteoporosis

Un nuevo estudio sugiere que la cerveza es una importante fuente dietética de silicio, un ingrediente clave para aumentar la densidad mineral ósea. Investigadores del Departamento de Ciencia de los Alimentos y Tecnología de la Universidad de California, Davis estudiaron la producción de cerveza comercial para determinar la relación entre los métodos de producción de cerveza y el contenido de silicio resultante,  concluyendo que la cerveza es una rica fuente de silicio de la dieta. Detalles de este estudio están disponibles en la edición de febrero del Journal of the Science of Food and Agriculture, publicado por Wiley-Blackwell en nombre de la Society of Chemical Industry.

Consumir cerveza con moderación podría disminuir el riesgo de padecer enfermedades neurodegenerativas

El consumo moderado de cerveza puede disminuir algún tipo de riesgo de padecer enfermedades neurodegenerativas como el alzheimer, según un trabajo de investigación financiado por el Centro de Información Cerveza y Salud. El trabajo, elaborado por María José González e Isabel Meseguer, del departamento de Nutrición de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Alcalá de Henares, señala que el silicio que está presente en la cerveza impide la absorción del aluminio, uno de los factores que desencadenan fenómenos oxidativos y enfermedades degenerativas.

La cerveza no engorda

La famosa ‘curva de la felicidad’, popularmente atribuida al consumo de cerveza, se debe a cuestiones genéticas, pues esta bebida, dicen desde el Centro de Información Cerveza y Salud, tiene un valor calórico muy reducido. Esta institución ha hecho públicas las ’10 evidencias científicas’ para disfrutar de esta bebida y conocer sus efectos beneficiosos para la salud.