Publicidad

La circuncisión neonatal e infantil: segura en las manos adecuadas

La circuncisión neonatal e infantil por personal capacitado rara vez resulta en problemas

¿Qué tan segura es la circuncisión? Una revisión sistemática, publicada en la revista de acceso libre BMC Urology ha descubierto que la circuncisión neonatal e infantil por personal capacitado rara vez resulta en problemas. Los riesgos pueden ser mayores entre los chicos mayores, especialmente cuando se realiza por proveedores no capacitados, con equipo inapropiado.

La Dra. Helen Weiss, de la London School of Hygiene & Tropical Medicine, del Reino Unido, estudiaron la literatura médica relativa a la circuncisión. La Dra. Weiss dijo: “Se identificaron 52 estudios de 21 países que incluyen información suficiente para estimar la frecuencia de acontecimientos adversos tras la circuncisión neonatal, e infantil. Esto constituye una revisión sistemática de la literatura publicada sobre las complicaciones asociadas con el procedimiento a edades tempranas”.

La circuncisión en hombres con VIH aumenta el riesgo de contagio en la mujer

La circuncisión en los hombres podría incrementar el riesgo de contagio del virus de la inmunodeficiencia humana en las mujeres, según los resultados preliminares de una investigación del Programa de Ciencias de la Salud Rakai de la Universidad de Makerere y de la Facultad de Salubridad Pública Bloomberg de la Universidad John Hopkinssobre, que analizó a 997 hombres con infecciones activas y sus parejas mujeres en Uganda.

Los hombres circuncidados reducen el riesgo de contagiarse de VIH hasta el 50%, según estudios

Hasta un 50 por ciento podría verse reducido el riesgo de contraer VIH en los varones que han sido sometidos a la circuncisión. Así lo apuntan sendos estudios de las universidades de Illinois, en Chicago, y John Hopkins, en Baltimore (Estados Unidos). Ambos estudios publican sus resultados en la revista The Lancet.

Estudio descubre por qué la circuncisión reduce la transmisión del VIH de mujer a hombre

Un estudio australiano ha descubierto que la infección masculina por VIH puede producirse a través de la infección de las células de la superficie interna del prepucio y frenillo de los hombres no circuncidados. Estas zonas contienen células de Langerhans, susceptibles al VIH, cerca de la superficie de la piel y protegidas sólo por una delgada capa de queratina. Los hallazgos del estudio fueron publicados en la edición del 13 de julio de AIDS.