Publicidad

Las probabilidades de dejar de fumar aumentan un 50% cuando interviene un médico de familia

La mayoría de los sujetos estudiados no consultaron a nadie para dejar de fumar

La intervención de los médicos de familia y enfermeras de atención primaria resulta efectiva a la hora de que los fumadores abandonen el hábito del tabaco. Esto aumenta en un 50% las probabilidades que lo dejen a largo plazo aunque solo un 8% consigue  hacerlo durante más de un año. Son conclusiones del último estudio ISTAPS (Intervención Sistemática sobre Tabaquismo en Atención Primaria de Salud) publicado en la revista Addiction.

El 75% de las personas incluidas en el estudio no se planteaban en un futuro próximo dejar de fumar y tratar el problema con su médico de familia o su enfermera ha supuesto un motivo para dejarlo, tanto a los que querían dejarlo enseguida como a los que no se lo planteaban.