Publicidad

Las probabilidades de dejar de fumar aumentan un 50% cuando interviene un médico de familia

La mayoría de los sujetos estudiados no consultaron a nadie para dejar de fumar

La intervención de los médicos de familia y enfermeras de atención primaria resulta efectiva a la hora de que los fumadores abandonen el hábito del tabaco. Esto aumenta en un 50% las probabilidades que lo dejen a largo plazo aunque solo un 8% consigue  hacerlo durante más de un año. Son conclusiones del último estudio ISTAPS (Intervención Sistemática sobre Tabaquismo en Atención Primaria de Salud) publicado en la revista Addiction.

El 75% de las personas incluidas en el estudio no se planteaban en un futuro próximo dejar de fumar y tratar el problema con su médico de familia o su enfermera ha supuesto un motivo para dejarlo, tanto a los que querían dejarlo enseguida como a los que no se lo planteaban.

La intervención motivacional por teléfono ayuda a dejar de fumar

La intervención motivacional breve por teléfono sí parece ser más efectiva para dejar de fumar

Una investigación del Instituto de Investigación en Atención Primaria (IDIAP) de Barcelona demuestra que la intervención motivacional telefónica es efectiva para dejar de fumar: un 11,5% los pacientes fumadores estudiados abandonó el tabaco, frente al 4,79% que sólo recibió consejo habitual en consulta. Según la encuesta de Salud en Cataluña, un 32% de la población catalana fuma, una hábito que cada año causa la muerte a cerca de 56.000 españoles.

El Instituto de Investigación en Atención Primaria (IDIAP) de Barcelona ha querido comprobar si, para dejar de fumar, una intervención motivacional breve a través del teléfono es más efectiva que la práctica habitual que se hace en consulta. Para ello, han realizado un proyecto en el que han participado 248 pacientes fumadores de entre 18 y 75 años de un CAP del Maresme, repartidos en grupos de intervención y de control.

Los resultados mostraron que un 11,5% de los fumadores del grupo de intervención, que recibieron la intervención motivacional telefónica a los 3 y 12 meses, abandonaron el tabaco. Mientras que el 4,9% del grupo control, que sólo recibió el consejo habitual en consulta, no lo consiguió.

El precio real de cada paquete de cigarrillos supera los 100 euros

El coste medio de la etiqueta está en 107 euros para los hombres fumadores y en 75 euros para las mujeres fumadoras.

“Una de las conclusiones del artículo es que el precio que se paga en los quioscos por cada etiqueta de cigarrillos es sólo una parte muy pequeña del precio real que los fumadores pagan por su consumo”, declara Ángel López Nicolás, coautor del estudio que publica la Revista Española de Salud Pública e investigador de la UPCT.

“Puesto que el consumo de tabaco aumenta el riesgo de muerte con respecto a los no fumadores, se puede asignar un coste al riesgo de mortalidad prematura de los que sí fuman”, apunta el investigador.

Sólo 1 cigarrillo tiene efectos nocivos en las arterias de adultos jóvenes sanos

Sólo 1 cigarrillo tiene efectos nocivos en las arterias de adultos jóvenes sanos

Incluso un cigarrillo tiene efectos adversos graves en los adultos jóvenes, según un estudio presentado por la Dra. Stella Daskalopoulou en el Canadian Cardiovascular Congress 2009, organizado conjuntamente por la Heart and Stroke Foundation y la Sociedad Cardiovascular Canadiense.

Su estudio encontró que el fumar un cigarrillo aumenta la rigidez de las arterias de 18 a 30 años de edad por una friolera de 25 por ciento.

Las arterias que son rígidas aumentan la resistencia en los vasos sanguíneos, haciendo que el corazón trabaje más duro. Mientras más dura es la arteria, mayor es el riesgo de enfermedad cardíaca o accidente cerebrovascular.

Información para dejar de consumir tabaco

La mayoría de los fumadores se vuelven dependientes de la nicotina,2 y el tabaco sin humo (tabaco de mascar) también puede causar ese tipo de dependencia.4 La dependencia de la nicotina es la dependencia química más común en Estados Unidos.3 Los estudios científicos sugieren que la nicotina es tan adictiva como la heroína, la cocaína o el alcohol.5 Entre los síntomas del síndrome de abstinencia de la nicotina están la irritabilidad, la ansiedad, dificultad para concentrarse y aumento de apetito.1 Dejar de consumir tabaco es difícil y es posible que se deban hacer varios intentos,2 pues es frecuente que las personas sufran recaídas debido a los síntomas del síndrome de abstinencia.1,2 La dependencia del tabaco es un trastorno crónico y para combatirla, frecuentemente se requieren varias intervenciones.6

Lo que debes saber sobre el tabaco

El tabaco y el desempeño atlético

La nicotina reduce tus vasos sanguíneos e incrementa la presión en tu corazón.
El fumar puede destruir tus pulmones y reducir el oxígeno que requieren tus músculos cuando practicas algún deporte.
Quienes fuman tienen dificultad para aspirar casi 3 veces más que quienes no fuman.
Los fumadores corren más lento y no pueden correr tan lejos, lo que afecta negativamente su desempeño atlético.
Los cigarros y el tabaco de mascar NO son alternativas seguras.

El tabaco y la apariencia personal

¡Aagh! El humo del tabaco puede apestar el cabello y la ropa.
El Tabaco mancha los dientes y causa mal aliento.
El uso, inclusive por poco tiempo, de tabaco para mascar puede causar labios resecos, manchas blancas, llagas y sangrado en la boca.
La cirugía para retirar los cánceres orales causados por el tabaco puede dejar cambios drásticos en la cara. Sean Marcee, un atleta estrella de su escuela superior (preparatoria) que mascaba tabaco, murió de cáncer oral cuando tenía 19 años de edad.
Por ello. . .
Conoce la verdad. A pesar del uso común del tabaco en la televisión, las películas, los vídeos musicales, los anuncios gigantes en las calles y los de revistas —la mayoría de los jóvenes, adultos y atletas NO usan tabaco.
Debes hacer amigos, desarrollar tus habilidades atléticas, controlar tu peso, ser independiente, ser cool….. jugar deportes.
No gastes (quemes) dinero en tabaco. Gástalo en CDs, ropa, juegos de computadoras y películas.
Involúcrate: convierte a tu equipo, escuela y hogar en lugares libres del tabaco; enseña a otros; únete a los esfuerzos de tu comunidad para evitar el uso de tabaco.