Publicidad

Información para dejar de consumir tabaco

La información contenida en Vistamedica está destinado exclusivamente a propósitos educativos, y no pretende ser ni será nunca un sustituto de consejo médico profesional, relativa a tu condición médica específica o pregunta. Siempre busca el consejo de tu médico o proveedor de salud para cualquier pregunta que puedas tener acerca de cualquier condición médica.

La mayoría de los fumadores se vuelven dependientes de la nicotina,2 y el tabaco sin humo (tabaco de mascar) también puede causar ese tipo de dependencia.4 La dependencia de la nicotina es la dependencia química más común en Estados Unidos.3 Los estudios científicos sugieren que la nicotina es tan adictiva como la heroína, la cocaína o el alcohol.5 Entre los síntomas del síndrome de abstinencia de la nicotina están la irritabilidad, la ansiedad, dificultad para concentrarse y aumento de apetito.1 Dejar de consumir tabaco es difícil y es posible que se deban hacer varios intentos,2 pues es frecuente que las personas sufran recaídas debido a los síntomas del síndrome de abstinencia.1,2 La dependencia del tabaco es un trastorno crónico y para combatirla, frecuentemente se requieren varias intervenciones.6

Los beneficios de salud que se producen al dejar de fumar
En la gente que deja de fumar, el riesgo de morir prematuramente disminuye significativamente.7,8 Mientras más joven sea la persona cuando deja de fumar, mayor será el beneficio, pero dejar de consumir productos de tabaco es beneficioso a cualquier edad.7,8
Dejar de fumar disminuye los riesgos de contraer cáncer de pulmón u otros tipos de cáncer.7 El riesgo de sufrir de cáncer disminuye según la cantidad de años que la persona haya dejado de fumar.7,8
Dejar de fumar también reduce el riesgo de sufrir enfermedades coronarias, embolias cerebrales y enfermedades vasculares periféricas.7,8 El riesgo de sufrir enfermedades coronarias disminuye considerablemente después de 1 a 2 años de haber dejado de fumar.8
Dejar de fumar reduce los síntomas respiratorios, por ejemplo la tos, las dificultades para respirar (sibilancia) y la falta de aire.7 La función pulmonar disminuye más lentamente en las personas que dejan de fumar.7,8
Las mujeres que dejan de fumar antes o durante el embarazo reducen el riesgo de tener problemas gestacionales o reproductivos, como la esterilidad o dar a luz a un bebé con bajo peso al nacer.8

El interés y los comportamientos para dejar de fumar de las personas que consumen tabaco
Entre los fumadores adultos estadounidenses, el 70% indica que quieren dejar de fumar por completo.9 Se calcula que en el 2002, el 41.2% de los fumadores adultos dejaron de fumar por lo menos un día durante el año anterior porque estaban tratando de dejar de fumar por completo.10
Casi el 54% de los fumadores de cigarrillos que asisten a la escuela preparatoria (high school) en Estados Unidos trataron de dejar de fumar el año anterior.11

Publicidad

Métodos para dejar de fumar
Las intervenciones clínicas breves que realizan los profesionales de la salud pueden aumentar las probabilidades de que la persona logre dejar de fumar; lo mismo se observa con intervenciones de orientadores y terapias psicológicas.6 Los tratamientos en los que la intensidad y el contacto directo con la persona son mayores (por ejemplo, cuando el orientador le dedica más tiempo a la persona) son más eficaces.6 La orientación individual, en grupo o por teléfono también es eficaz.6
Se ha observado que las terapias farmacológicas son eficaces en el tratamiento de la dependencia del tabaco. Esas terapias incluyen productos que reemplazan a la nicotina (por ejemplo, goma de mascar, inhaladores, parches) y medicamentos que no contienen nicotina como Bupropion SR® (Zyban).6

Referencias
CDC. The Health Consequences of Smoking: Nicotine Addiction: A Report of the Surgeon General 1988. Rockville, MD: U.S. Department of Health and Human Services, CDC, Center for Health Promotion and Education, Office on Smoking and Health; 1988. Disponible en http://www.cdc.gov/tobacco/sgr/sgr_1988/index.htm. Consultado: Agosto, 2004.
CDC. Reducing Tobacco Use: A Report of the Surgeon General. Atlanta, GA: U.S. Department of Health and Human Services, CDC, Office on Smoking and Health; 2000. Disponible en http://www.cdc.gov/tobacco/sgr/sgr_2000/index.htm. Consultado: Agosto, 2004.
American Society of Addiction Medicine. Nicotine Dependence and Tobacco. Public Policy of ASAM; 1996. Disponible en http://www.asam.org/ppol/Nicotine%20Dependence%20and%20Tobacco.htm.* Consultado: Agosto, 2004.
U.S. Department of Health and Human Services. The Health Consequences of Using Smokeless Tobacco: A Report of the Advisory Committee to the Surgeon General, 1986. Bethesda, MD: U.S. Department of Health and Human Services, Public Health Service. NIH Pub. No. 86-2874. Disponible en http://www.cdc.gov/tobacco/sgr/sgr_1986/index.htm. Consultado: Agosto, 2004.
U.S. Department of Health and Human Services. Preventing Tobacco Use Among Young People: A Report of the Surgeon General. Atlanta, GA: U.S. Department of Health and Human Services, Public Health Service, CDC, National Center for Chronic Disease Prevention and Health Promotion, Office on Smoking and Health; 1994. Disponible en http://www.cdc.gov/tobacco/sgr/sgr_1994/index.htm. Consultado: Agosto, 2004.
Fiore MC, Bailey WC, Cohen SJ, Dorfman SF, Goldstein MG, Gritz ER, et al. Treating Tobacco Use and Dependence: Quick Reference Guide for Clinicians. Rockville, MD: U.S. Department of Health and Human Services, Public Health Service; 2000. Disponible en http://www.surgeongeneral.gov/tobacco/default.htm. Consultado: Agosto, 2004.
CDC. The Health Benefits of Smoking Cessation. Atlanta, GA: U.S. Department of Health and Human Services, CDC, Center for Chronic Disease Prevention and Health Promotion, Office on Smoking and Health; 1990. DHHS Pub. No. (CDC) 90-8416. Disponible en http://profiles.nlm.nih.gov/NN/B/B/C/T/. Consultado: Agosto, 2004.
CDC. Women and Smoking: A Report of the Surgeon General. Atlanta, GA: U.S. Department of Health and Human Services, CDC, National Center for Chronic Disease Prevention and Health Promotion, Office on Smoking and Health; 2001. Disponible en http://www.cdc.gov/tobacco/sgr/sgr_forwomen/index.htm. Consultado: Agosto, 2004.
CDC. Cigarette smoking among adults—United States, 2000. Morbidity and Mortality Weekly Report 2002;51(29):642–5. Disponible en http://www.cdc.gov/mmwr/PDF/wk/mm5129.pdf ( PDF – 999K). Consultado: Agosto, 2004.
CDC. Cigarette smoking among adults—United States, 2002. Morbidity and Mortality Weekly Report 2002;51(29):642–5. Disponible en http://www.cdc.gov/tobacco/research_data/adults_prev/MM52804.pdf. ( PDF – 466K) Consultado: Agosto, 2004.
CDC. Youth Risk Behavior Surveillance System.Youth Online: Comprehensive Results, 2004. Disponible en http://apps.nccd.cdc.gov/yrbss/QuestYearTable.asp?path=byHT&ByVar=CI&cat=2&quest=Q35&year=2003&loc=XX. Consultado: Agosto, 2004.

Nota: Si desea obtener información más reciente, visite el sitio web de la Oficina sobre el Tabaquismo y la Salud de los CDC: http://www.cdc.gov/tobacco.
Para obtener más información

Office on Smoking and Health
National Center for Chronic Disease Prevention and Health Promotion
Centers for Disease Control and Prevention
Mailstop K-50
4770 Buford Hwy., NE
Atlanta, GA 30341-3717
770-488-5705
http://www.cdc.gov/tobacco

Fuente: www.cdc.gov

Deja un comentario

Publicidad