Publicidad

Sólo 1 cigarrillo tiene efectos nocivos en las arterias de adultos jóvenes sanos

La información contenida en Vistamedica está destinado exclusivamente a propósitos educativos, y no pretende ser ni será nunca un sustituto de consejo médico profesional, relativa a tu condición médica específica o pregunta. Siempre busca el consejo de tu médico o proveedor de salud para cualquier pregunta que puedas tener acerca de cualquier condición médica.

Incluso un cigarrillo tiene efectos adversos graves en los adultos jóvenes, según un estudio presentado por la Dra. Stella Daskalopoulou en el Canadian Cardiovascular Congress 2009, organizado conjuntamente por la Heart and Stroke Foundation y la Sociedad Cardiovascular Canadiense.

Su estudio encontró que el fumar un cigarrillo aumenta la rigidez de las arterias de 18 a 30 años de edad por una friolera de 25 por ciento.

Las arterias que son rígidas aumentan la resistencia en los vasos sanguíneos, haciendo que el corazón trabaje más duro. Mientras más dura es la arteria, mayor es el riesgo de enfermedad cardíaca o accidente cerebrovascular.

Publicidad

“Los adultos jóvenes de 20-24 años tienen la tasa más alta de fumadores de todos los grupos de edad en Canadá”, dice la Dra. Daskalopoulou, una especialista en medicina interna y medicina vascular en la McGill University Health Centre. “Nuestros resultados son importantes porque sugieren que fumar sólo unos pocos cigarrillos al día tiene impactos en la salud de las arterias. Esto se reveló muy claramente cuando estos jóvenes fueron sometidos a estrés físico, como el ejercicio.”

El estudio comparó la rigidez arterial de los fumadores jóvenes (de cinco a seis cigarrillos al día) con los no fumadores. La edad media fue de 21 años. Las mediciones arteriales fueron tomadas en la arteria radial (en la muñeca), la arteria carótida (en el cuello), y en la arteria femoral (en la ingle), en reposo y después del ejercicio.

La rigidez arterial en los fumadores y no fumadores se midieron utilizando un nuevo, pero bien establecido método llamado tonometría de aplanación. La Dra. Daskalopoulou introdujo la «prueba de estrés arterial”, que mide las respuestas de las arterias al estrés del ejercicio. La prueba es comparable a una prueba de esfuerzo cardíaco, que mide la respuesta del corazón a la tensión del ejercicio.

“En efecto, buscábamos medir la elasticidad de las arterias bajo los efectos del tabaco”, explica la Dra. Daskalopoulou.

Una primera prueba de tensión arterial se llevó a cabo para establecer una medida de referencia tanto para los no fumadores y los fumadores, a quienes se les pidió que no fumen durante 12 horas antes de la prueba. Después de la primera reunión, los fumadores volvieron a fumar un cigarrillo cada uno y se repitió la prueba de esfuerzo. Durante la reunión final, a los fumadores se les pidió que mastiquen un pedazo de goma de mascar de nicotina antes de la prueba de esfuerzo.

La Dra. Daskalopoulou encontró que después del ejercicio los niveles de rigidez arterial en los no fumadores se redujeron en un 3,6 por ciento. Los fumadores, sin embargo, demostraron lo contrario: después del ejercicio su rigidez arterial había aumentado un 2,2 por ciento. Después del chicles de nicotina, que aumentó un 12,6 por ciento. Después de un cigarrillo, aumentó un 24,5 por ciento.

Curiosamente, no hubo diferencia en las mediciones de la rigidez arterial entre fumadores y no fumadores en reposo.

“En efecto, esto significa que el consumo ligero, incluso en personas jóvenes pueden dañar las arterias, comprometer la capacidad de sus cuerpos para hacer frente al estrés físico, como subir unas escaleras o correr para coger un autobús”, dice la Dra. Daskalopoulou. “Parece que este compromiso de responder al estrés físico ocurre primero, antes de que el daño de las arterias se hace evidente en reposo.”

“Más de 47.000 canadienses mueren prematuramente cada año debido al consumo de tabaco, que a menudo comienza en la adolescencia”, advierte la Dra. Beth Abramson portavoz de la Heart and Stroke Foundation. “Sabemos que más del 90 por ciento de los jóvenes que fuman unos tres a cuatro cigarrillos al día puede ser atrapado en un hábito de fumar con regularidad, que típicamente dura de 35 a 40 años”.

El hábito de fumar contribuye a la acumulación de placa en las arterias, aumenta el riesgo de coágulos sanguíneos, reduce el oxígeno en la sangre, aumenta la presión arterial y hace que el corazón trabaje más. Fumar también casi duplica el riesgo de accidente cerebrovascular isquémico.
Fuente: Eurkalert

 

Deja un comentario

Publicidad