Publicidad

Padecer obesidad a una edad media incrementa el riesgo de morir por infarto, aunque no se padezcan otros factores de riesgo cardiovascular

Un estudio publicado en el último número de la revista de la Asociación Médica Americana pone en evidencia que la obesidad, cuando se padece a mediana edad, aunque no esté acompañada de otros factores de riesgo cardiovascular —hipercolesterolemia o hipertensión— incrementa el riesgo de fallecer o ser hospitalizado como consecuencia de un infarto de miocardio, una cardiopatía o diabetes a edades más avanzadas.