Publicidad

La carne roja incrementa el riesgo de cáncer

La información contenida en Vistamedica está destinado exclusivamente a propósitos educativos, y no pretende ser ni será nunca un sustituto de consejo médico profesional, relativa a tu condición médica específica o pregunta. Siempre busca el consejo de tu médico o proveedor de salud para cualquier pregunta que puedas tener acerca de cualquier condición médica.

Ha hecho falta reclutar a casi medio millón de europeos de 10 países diferentes para confirmar una sospecha largamente apuntada en estudios previos: El consumo diario de carne roja y otros productos cárnicos incrementa hasta un 30% el riesgo de padecer cáncer de colon.
Las conclusiones, que acaba de publicar la revista ‘Journal of the National Cancer Institute’ (JNCI), son el resultado de un gran trabajo internacional financiado, entre otros, por la Agencia Internacional para la Investigación sobre Cáncer (IARC), dependiente de la Organización Mundial de la Salud, y la Comisión Europea. Cinco centros españoles (ubicados en Barcelona, Murcia, Navarra, Granada y Asturias), han colaborado también en esta Investigación Europea Prospectiva sobre Cáncer y Nutrición (EPIC, según sus siglas en inglés).

Dicha investigación también concluye que la ingesta frecuente de pescado ejerce en el organismo un efecto protector que reduce casi un tercio esta misma relación. También la fibra confirma su papel preventivo.

Aquellas personas con un consumo diario de más de 160 gramos de carne roja o procesada (un filete grande aproximadamente) tenían hasta un 35% más de probabilidades de desarrollar una neoplasia colorrectal que quienes se limitaban a comer unos 20 gramos. Por el contrario, tomar pescado habitualmente demostró el efecto inverso: el consumo más alto (por encima de los 80 gramos diarios) se asoció a una reducción del 31%.

Carnicería y charcutería

Publicidad

Combinando ambas posibilidades, mucha carne y poco pescado, el riesgo de cáncer se elevaba hasta el 63%. La ingesta de fibra, mediante cereales, frutas y verduras, logró reducir los riesgos asociados a los productos cárnicos (vaca, ternera, cordero o cerdo; pero también productos de charcutería, bacon, salchichas o carne en conservas, entre otros procesados). Sólo el pollo se libra, ya que no se observó relación alguna entre su consumo y una mayor predisposición a la enfermedad.

El profesor Elio Riboli de la IARC, explicó que los efectos observados tienen “una intensidad modesta” pero suficente para considerar “demostrada” la relación entre el consumo “cotidiano” de carne roja y charcutería con el cáncer colorrectal. “Si éste hubiese sido el primer trabajo, diría que aún hay que esperar”, apunta, “pero se trata de la última evidencia de una serie muy larga y nos permite ya decir que está demostrado”.

El mensaje de la comunidad científica antes estas evidencias es claro: hasta el 70% de los casos anuales de cáncer colorrectal podrían evitarse con sencillos cambios en los hábitos de vida de los países occidentales. Es decir, combinando una dieta equilibrada con ejercicio físico, un peso adecuado y otros hábitos saludables.

Fuente:www.azprensa.com

Deja un comentario

Publicidad