Publicidad

Estudios científicos revelan que el uso de videojuegos podría mejorar la atención en los niños

La información contenida en Vistamedica está destinado exclusivamente a propósitos educativos, y no pretende ser ni será nunca un sustituto de consejo médico profesional, relativa a tu condición médica específica o pregunta. Siempre busca el consejo de tu médico o proveedor de salud para cualquier pregunta que puedas tener acerca de cualquier condición médica.

No se ha podido determinar exactamente cómo los juegos ayudaron a los niños, advirtieron algunos expertos. Pero en medio del creciente interés en las terapias para niños con problemas de atención, la investigación echa una nueva luz sobre la forma en que el cerebro de un menor presta atención a las cosas.
Una cuestión en particular es lo que se llama ‘atención activa’, la capacidad de evitar distracciones y solamente prestar atención a la información útil.

Esa capacidad se desarrolla entre los tres y siete años de edad, según indicó el psicólogo Michael Posner, de la Universidad de Oregon, quien estudió el desarrollo cognoscitivo al medir los impulsos cerebrales en los cerebros de preescolares y niños pequeños.

Hay una gran variabilidad en la capacidad de atención entre los niños y adultos saludables. Los problemas en la red nerviosa encargada de ese proceso podrían ser uno de los varios factores en la aparición del Déficit de Atención con Hiperactividad.

Publicidad

Posner y sus colegas de la Facultad de Medicina Weill, de la Universidad de Cornell, se preguntaban si había alguna forma de acelerar el desarrollo normal de esa red.

Para ello, adaptaron programas especiales de computadora empleados para entrenar chimpancés para vuelos espaciales, convirtiéndolos en juegos para niños de cuatro a seis años. Durante cinco días, los menores pasaron de un juego que sacaba un gato de un pastizal hasta programas más complejos, como elegir el número más grande en medio de una serie de distracciones.

Los investigadores midieron la actividad cerebral de los menores con encefalogramas y los sometieron a pruebas de atención e inteligencia antes y después del entrenamiento. Algunos de los niños también fueron sometidos a pruebas genéticas.

Los cerebros de los niños de seis años presentaron importantes cambios tras el entrenamiento por computadora, en comparación con el de menores que no fueron sometidos a este, indicó Posner en la edición del lunes del periódico Proceedings, de la Academia Nacional de Ciencias. Los niños de cuatro años, en contraste, presentaron pocos cambios.

Fuente:www.azprensa.com

Deja un comentario

Publicidad