Publicidad

El asma y las Olimpíadas

La información contenida en Vistamedica está destinado exclusivamente a propósitos educativos, y no pretende ser ni será nunca un sustituto de consejo médico profesional, relativa a tu condición médica específica o pregunta. Siempre busca el consejo de tu médico o proveedor de salud para cualquier pregunta que puedas tener acerca de cualquier condición médica.

Por lo menos uno de cada seis atletas que representaban a los Estados Unidos en las Olimpíadas de 1996 tenía antecedentes de asma, según los datos de un estudio. Aunque el 4-7% de la población en general tiene asma, el porcentaje de atletas olímpicos con asma era considerablemente mayor. De cada 699 atletas, 117 (16,7%) presentaba antecedentes de asma o había usado medicamentos para el asma, o ambos. Setenta y tres (10,4%) de los atletas tenía asma activa, según su necesidad de medicamentos para el asma en el momento de los juegos, o su necesidad de medicamentos en forma permanente o semi-permanente.

Entre los atletas olímpicos, el asma era más común entre los ciclistas de pista y los ciclistas de montaña y menos común entre los atletas que competían en badminton, vóleibol de playa, tenis de mesa y vóleibol. Es interesante destacar que casi el 30% de los atletas olímpicos estadounidenses en 1996 que tenían asma o tomaban medicamentos para el asma ganaron medallas de equipo o individuales en su competencia olímpica, desempeñándose igualmente bien que los atletas sin asma (28,7%) que ganaron medallas de equipo o individuales.


Asmáticos y triunfadores

Publicidad

A modo de ejemplo, he aquí una serie de deportistas y atletas de reconocimiento público y para los cuales el asma no fue un obstáculo que les impidiera alcanzar sus logros personales.

• Bruce Davidson (n. 1949): deportista ecuestre olímpico

• Tom Dolan: (n 1976): nadador. Medalla olímpica

• Kurt Groten (n.1973): nadador. Medalla olímpica

• Nancy Hogsheat /n. 1962): nadadora. Medalla olímpica

• Jin Hunter (1946-1999): jugador de béisbol (Salón de la Fama)

• Jackie Joyner-Kersee (n.1962): medalla olímpica en las disciplinas de pista y campo.

• Bill Koch (n.1956): medalla olímpica en esquí.

• Greg Louganis (n.1960): medalla olímpica en automovilismo

• Debbie Meyer (n. 1952): nadador. Medalla olímpica

• George Murray (n. 1947): atleta en silla de ruedas y ganador de la Marathon de Boston

• Dennis Rodman (n. 1961): jugador de baloncesto

• Jim Ryun (n.1948): medalla olímpica como corredor. Poseedor del primer record en la milla y los 1.500 metros

• Amy VanDyken (n. 1973): nadadora olímpica

• Dominique Wilkins (n.1960): baloncesto

Un ejemplo, un modelo

Una de las integrantes de la lista de atletas y deportistas meritorios mencionados, es la triple ganadora de medallas olímpicas. Se trata de la prestigiosa atleta Jackie Joyner-Kersee, record olímpico en heptatlón y denominada como “la mayor atleta femenina del mundo”.

Esta deportista, nacida en 1962, comentó acerca de su experiencia con el asma, su actitud de negación frente al diagnóstico de la enfermedad y sus resistencias iniciales a respetar las indicaciones médicas. Su postura previa era la de no seguir las pautas respecto a la medicación de mantenimiento, lo cual la llevaba a demandar con suma frecuencia el uso de terapéuticas para el control de síntomas.

Posteriormente, su actitud se revirtió completamente, al punto que en la actualidad lidera, junto con la nadadora olímpica Amy VanDyken y Jerome Bettis, un grupo asociado a prestigiosas entidades de especialistas estadounidenses. El objetivo de este programa conjunto es el asesoramiento de las personas asmáticas acerca de la conveniencia del control de la enfermedad, poniendo el énfasis en la prevención de las crisis y la abolición de las limitaciones autoimpuestas en la calidad de vida y la práctica de actividad física.

El nadador australiano Grant Hackett reveló que sufría de asma, pero que este aspecto no le impediría participar en los Juegos Olímpicos de Pekín en 2008. Hackett, de 27 años, participará en los 1.500 metros y en 10 kilómetros en agua libre en la cita olímpica, dónde el índice elevado de polución podría representar un handicap para los atletas en las pruebas de resistencia. El triple campeón olímpico indicó que estaba contento de haber sido diagnosticado antes de los Juegos y que su tratamiento podría ayudarle a nadar todavía más rápidamente.

El ejercicio es beneficioso para la salud física y el bienestar emocional. Aun cuando no estén compitiendo por medallas olímpicas, casi todas las personas con asma inducida por el ejercicio debe poder hacer ejercicio con su plena capacidad si cuentan con el diagnóstico y tratamiento adecuados.

Fuentes:

American Academy of Allergy, Asthma & Immunology (AAAAI)

Asmaonline.com

www.azprensa.com

Deja un comentario

Publicidad