Publicidad

La triste realidad del sexo casual

La información contenida en Vistamedica está destinado exclusivamente a propósitos educativos, y no pretende ser ni será nunca un sustituto de consejo médico profesional, relativa a tu condición médica específica o pregunta. Siempre busca el consejo de tu médico o proveedor de salud para cualquier pregunta que puedas tener acerca de cualquier condición médica.

Los hombres están mucho más interesados en sexo casual que las mujeres. Mientras que los hombres tienen que ser excepcionalmente  atractivos para tentar a las mujeres a considerar el sexo casual, los hombres son mucho menos selectivos. Estos hallazgos1 por el Dr. Achim Schützwohl, y su equipo, del Departamento de Psicología en la Universidad de Brunel en el Reino Unido se publican en línea en la revista Human Nature.

La investigación muestra que los hombres declaran, más que las mujeres, haber tenido relaciones sexuales ocasionales  y expresan un mayor deseo de hacerlo que las mujeres. También se cree que las mujeres, pero no los hombres, elevan los estándares de atractivo para una pareja sexual ocasional.

Dr. Schützwohl y sus colegas examinaron la influencia de una atracción física imaginada en hombres y mujeres dispuestos a recibir a los tres ofrecimientos: salir, ir a su apartamento e irse a dormir con ellos. Un total de 427 hombres y 433 mujeres estudiantes de EE.UU., Alemania e Italia respondieron al cuestionario. Se les pidió imaginar ser abordados  por un miembro del sexo opuesto, que se describe como “poco atractivo”, “moderadamente atractivo” o “excepcionalmente atractivo”. Luego ellos evaluaban la probabilidad de aceptar cada una de las tres ofertas.

Publicidad

Los autores encontraron que el aspecto del “solicitante” afecta a los hombres y mujeres de forma diferente. Más allá de los tres niveles de atractivo de la solicitante, los hombres eran más proclives de salir, e ir a su apartamento, que las mujeres. Los  hombres alemanes fueron menos proclives a salir e ir a su apartamento con la solicitante, que los hombres de América e Italia. Los italianos fueron más proclives a acostarse que los americanos. Los Alemanes  fueron incluso menos proclives que los americanos a ir a la cama con la solicitante. Estas diferencias ponen de relieve las diferencias culturales en la moral sexual y preferencias.

Para cada una de las tres ofertas, los hombres tenían más probabilidades de aceptar cuando la hipotética mujer fuera moderada o excepcionalmente atractiva que cuando era poco atractiva, pero si era moderada o excepcionalmente atractiva no hacía ninguna diferencia. Sin embargo, la mujer puso más importancia en que el solicitante tuviera buena apariencia. Eran más propensas a aceptar en su apartamento y las peticiones de ir a la cama de hombres excepcionalmente atractivos,  más que si el hombre era moderada o ligeramente atractivo.

Los autores concluyen: “Si bien los hombres no son totalmente insensibles al atractivo de la solicitante, las mujeres tienen niveles más altos de exigencia y tienen más probabilidades de participar en relaciones sexuales ocasionales con un hombre excepcionalmente atractivo que con un hombre menos atractivo”.

Referencia :
1. Schützwohl A et al (2009). How willing are you to accept sexual requests from slightly unat-tractive to exceptionally attractive imagined requestors? Human Nature; DOI 10.1007/s12110-009-9067-3
Fuente: Eurekalert

Deja un comentario

Publicidad