Publicidad
Desviación cubital típica de la fase avanzada de la artritis reumatoidea

Prueba de sangre puede predecir la artritis reumatoide antes de que se presenten los síntomas

La información contenida en Vistamedica está destinado exclusivamente a propósitos educativos, y no pretende ser ni será nunca un sustituto de consejo médico profesional, relativa a tu condición médica específica o pregunta. Siempre busca el consejo de tu médico o proveedor de salud para cualquier pregunta que puedas tener acerca de cualquier condición médica.

Los investigadores del Hospital Universitario de Umea, Suecia, han identificado varias citocinas, citoquinas, factores relacionados, y quimiocinas que aumentan de forma significativa antes de la aparición de la enfermedad artritis reumatoide (AR). Estos resultados confirman los de estudios anteriores que sugieren que el riesgo de desarrollar AR se puede predecir y la progresión de la enfermedad puede prevenirse. Los resultados completos de este estudio se publican en la edición de febrero de Arthritis & Rheumatism, una revista de la American College of Rheumatology.
La artritis reumatoide es una enfermedad autoinmune crónica que se caracteriza por la inflamación articular involucrando la sinovial (líquido lubricante de las articulaciones) y, finalmente, el tejido que conduce a la destrucción del cartílago y hueso. La causa principal para el desarrollo y la progresión de la enfermedad no se comprende totalmente, aunque se sugiere que participan las distintas células del sistema inmune y de origen sinovial. Numerosas citoquinas se expresan y son funcionalmente activas en el tejido sinovial, una vez que la enfermedad se ha desarrollado. Ahora, un equipo de investigación dirigido por Solbritt Rantapää-Dahlqvist, MD ha descubierto que varios de estos niveles de citoquinas se elevan hasta varios años antes de la aparición de síntomas de artritis.

Un diagnóstico precoz y preciso de la AR es crucial. Según el Colegio Americano de Reumatología, la AR puede ser difícil de diagnosticar porque puede comenzar con síntomas sutiles, tales como las articulaciones adoloridas o rigidez matinal. Muchas enfermedades como el lupus, la osteoartritis y la fibromialgia, especialmente al principio, imitan los síntomas de la AR y hacen más difícil el diagnóstico. Los estudios han demostrado que las personas que reciben tratamiento temprano de la AR se sienten mejor más pronto y más a menudo, tienen más probabilidades de llevar una vida activa, y son menos propensos a experimentar el tipo de daño articular que lleva a la sustitución de la articulación.

Para determinar cuando las citoquinas, factores relacionados con las citocinas y quimiocinas son regulados antes del desarrollo de la AR, y cúales están involucrados, el equipo llevó a cabo un estudio anidado de casos de control en el Medical Biobankdel norte de Suecia. Extrajeron muestras de sangre de 86 personas antes de la aparición de los síntomas de la AR (pre pacientes), de 69 de los pre-pacientes después de la aparición de la AR, y de 256 sujetos control emparejados (1:3 ratio). Fue evaluada la participación del sistema inmune consecutiva tiempo dependiente en el desarrollo y la progresión de la enfermedad. Se midieron los niveles de plasma de 30 de citoquinas, factores relacionados, y quimiocinas utilizando un sistema multiplex. Las personas en quienes la RA se desarrolló posteriormente fueron discriminados de los sujetos control, principalmente por la presencia de células Th1, células Th2 y células Treg relacionada a citoquinas, mientras que las quimiocinas, derivadas de células estromales de citocinas, y marcadores angiogénicos relacionados separaron los pacientes después del desarrollo de AR de personas antes de la aparición de la AR.

Publicidad

“Hemos observado una clara relación entre las citoquinas relacionadas no sólo con Th1, Th2 y las células Treg, sino también a Th17 y la presencia de anticuerpos anti-CCP, apoyando así el concepto de que el sistema inmunológico ya estimulado y la enfermedad se está desarrollando hacia la AR, “, explica el Dr. Rantapää-Dahlqvist. Los investigadores encontraron que las muestras de sangre obtenidas de individuos que tenían concentraciones elevadas de citocinas proinflamatorias, factores relacionados con citocinas y quimiocinas, indica la activación del sistema inmunológico antes de cualquier síntoma de participación conjunta. “Nuestros resultados ofrecen una oportunidad para mejorar la predicción del riesgo de desarrollar artritis reumatoide y posiblemente prevenir la progresión de la enfermedad”, concluyó el Dr. Rantapää-Dahlqvist.
Fuente: Eurekalert

Deja un comentario

Publicidad