Publicidad

Enfermedad de las encías vinculada a la anemia

El cepillado, dos veces al dia es fundamental, para una adecuada salud dental.

Un nuevo estudio sugiere que la enfermedad grave de las encías (periodontitis crónica) puede causar una reducción en los glóbulos rojos y la hemoglobina que lleva a la anemia.

La investigación, publicada en el Journal of Periodontology, encontró que más de un tercio de las personas que sufren de enfermedad severa de las encías tenían niveles de hemoglobina por debajo de las concentraciones normales. Tras un curso de seis meses de tratamiento para mejorar su salud oral, todos los pacientes tenían mejores niveles de glóbulos rojos, hemoglobina y todas las demás medidas clínicas utilizadas para evaluar la anemia.

La investigación también sugiere que las mujeres con enfermedad periodontal severa tienen mayor riesgo de anemia, en comparación con los hombres. Menos de tres de cada diez hombres presentaron anemia, en comparación con más de cuatro de cada diez mujeres.

El doctor Nigel Carter, director ejecutivo de la  , dijo: “Ha habido varios estudios previos que han establecido un vínculo entre la enfermedad de las encías y la anemia Este nuevo trabajo confirma que la periodontitis crónica puede contribuir al desarrollo de la anemia.

La enfermedad periodontal aumenta el riesgo global de cáncer

 Las personas que tienen enfermedad de las encías tienen hasta un 21 por ciento más de riesgo de desarrollar cáncer, según un estudio del Colegio Imperial de Londres en Reino Unido que se publica en la edición digital de la revista The Lancet Oncology.

Los individuos con infecciones en las encías tienen mayores concentraciones de marcadores inflamatorios circulando en su sangre. Sin embargo, se desconoce si la inflamación sistémica, la invasión patogena en el flujo sanguíneo o la respuesta inmune ante la infección de las encías podría tener efecto sobre el riesgo global de cáncer o en varias localizaciones de tumores.

Los investigadores, dirigidos por Dominique Michaud, utilizaron datos del estudio HFPS sobre seguimiento de profesionales de la salud que comenzó en 1986 cuando los participantes masculinos del estudio tenían entre 40 y 75 años que respondían a cuestionarios enviados por la Universidad de Harvard en Estados Unidos. Además, cada dos años completaban cuestionarios de seguimiento y cada cuatro años cuestionarios sobre su dieta