Publicidad

Una de cada siete personas que sufre celiaquía no lo sabe

la mitad de los pacientes intolerantes no presentan síntomas digestivos

La enfermedad celíaca es un trastorno digestivo que provoca intolerancia al gluten. Sus síntomas son muy diversos, por eso una de cada seis o siete personas que la padecen recibe un diagnóstico erróneo.

Sus síntomas se manifiestan de formas tan diversas como anemia, osteoporosis, infertilidad o problemas neuronales

Se cree que una de cada 100 personas en el mundo sufre celiaquía. Se trata de la intolerancia alimentaria más frecuente en occidente. Sus síntomas son poco llamativos y se manifiestan de formas tan diversas como anemia, osteoporosis, dermatitis, infertilidad e incluso problemas neuronales.

“Hay muchos órganos que pueden ser diana de la respuesta inmune frente al gluten. De hecho, la mitad de los pacientes intolerantes no presentan síntomas digestivos”, explica Eduardo Arranz, presidente de la Sociedad Española de la Enfermedad Celíaca (SEEC).

Por ello a una de cada siete personas no recibe un diagnóstico correcto. El único tratamiento eficaz es la dieta estricta sin gluten, pero este aditivo alimentario se usa habitualmente, por lo que es difícil excluirlo de las comidas. Por este motivo, voluntaria o involuntariamente, la mitad de las personas no cumple esta dieta de forma estricta, lo que puede desencadenar en un tipo de celiaquía grave e irreversible.

Lo que usted debe saber sobre la enfermedad celí­aca

Definición de enfermedad celíaca

El gluten es una proteína que se encuentra en el trigo, el centeno y la cebada, las personas con enfermedad celíaca no pueden comer productos que contengan gluten. El gluten, puede también encontrarse en algunas medicinas. La enfermedad celíaca es hereditaria, lo que significa que “corre en la familia”. Otro nombre para la enfermedad celíaca es intolerancia al gluten.

En las personas con esta enfermedad, el sistema inmunitario reacciona al gluten dañando el revestimiento del intestino delgado. Este revestimiento tiene bultos, llamados vellosidades, que son como pequeños dedos. Las vellosidades normalmente absorben nutrientes de los alimentos que comemos. Cuando las vellosidades están dañadas, el cuerpo no puede obtener los nutrientes que necesita.

Las personas con enfermedad celíaca no siempre saben que tienen la enfermedad. Esto es porque no se sienten enfermos. O, si se sienten enfermos, no saben que la causa es la enfermedad celíaca.