Publicidad

Fisicoculturismo con esteroides daña los riñones

Los esteroides anabólicos pueden producir insuficiencia renal.

Los atletas que usan esteroides anabólicos pueden aumentar la masa muscular y fuerza, pero también pueden destruir su función renal, según un artículo presentado en la 42a Reunión Anual y exposición Científica, de la American Society of Nephrology en San Diego, CA. Los resultados indican que el uso habitual de esteroides tiene graves efectos nocivos en los riñones que antes no eran reconocidos.

El 30 por ciento de los pacientes hospitalizados tiene insuficiencia renal

Los resultados preliminares del Estudio ERPHOS (Enfermedad Renal en Pacientes Hospitalizados), de la Sociedad Española de Nefrología conjuntamente con los Departamentos de Bioquímica de 10 grandes hospitales españoles basado en los datos de más de 14.000 pacientes de toda España, concluyen que en torno al 30 por ciento de los enfermos hospitalizados tiene insuficiencia renal con una función inferior al 50% de lo normal, una circunstancia que muchas veces pasa desapercibida en el tratamiento del paciente si la dolencia por la que se le atiende no afecta específicamente al riñón. En este marco, el papel de los farmacéuticos de hospital puede resultar fundamental para el seguimiento de la calidad de prescripción de medicamentos que pueden agravar su proceso. Este fue uno de los temas que se abordaron durante una reunión que mantuvieron recientemente miembros de la Sociedad Española de Nefrología (SEN) y de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH) y de la que surgió un protocolo de actuación conjunto.

La Hipertensión arterial puede inducir, a largo plazo, a enfermedad renal terminal

El incremento de la presión arterial condiciona una serie de cambios adaptativos en el riñón, que inicialmente defienden a éste frente al incremento de la presión arterial. Si la HTA no es tratada y controlada adecuadamente, a largo plazo, estos mecanismos defensivos del riñón fracasan, y aparece la lesión renal, que en un principio tiene escasas manifestaciones clínicas y suelen pasar desapercibidas.